2012

Sean religiosos, pero no sean pendejos

“Ya llegue Madafacas” y nosotros de incrédulos no supimos si era verdad o no.

Fue un gran amigo, de esos cabrones que no sabes muy bien que pensar a primera vista, pero que con su humor y vulgaridad no puedes más que aceptarlo tal y como es. Este guey es el típico cabron que siempre traía una sonrisa, siempre andaba de burla en burla y celebraba la mas mínima pendejada que alguno de nosotros pudimos haber dicho. Su vulgaridad era total y extrema y no dejábamos de maravillarnos de su capacidad de escupirlas. Más de una vez tire el control si jugabamos FIFA ya que si te ganaba, tenia que aguantar las finísimas burlas por días y días… y si, ganaba muy seguido el cabron.

Pero un día, de la nada, llego ella. Digo, a todos nos llega esa mujer que nos vuelve locos. Pero desde que llego, empezó a oler feo y no era sus pies.

El llegaba todos los días con una gran sonrisa presumiendo que se la pasaba cogiendo. No se si era cierto, pero de igual manera se lo celebramos cuando nos ilustraba la manera que se la… bueno, ustedes me entienden. Y así paso el tiempo y a pesar que ella no era del todo de nuestro agrado ps que chingado le íbamos a hacer, primero los amigos.

Pero de la nada, ella se trajo al cristianismo y ahí fue cuando valió madre todo.

Para empezar estamos hablando de una pendeja muy cabrona y de un cabron muy pendejo. Tanto que no pude creer que le dio anillo de compromiso y ella le dijo que no, pero que igual se quedo con el anillo. O que ella salía a un lugar y llegaba acompañada de alguien y un sin mil de cosas que nosotros suponíamos pero que nunca pudimos comprobar ante la negativa de el de platicarnos… y eso fue antes de que nos dejara de platicar en su totalidad y se metiera totalmente en ella, digo, con ella al cristianismo.

Las risas se acabaron, por que entre otras cosas, a ella no le gustaba como se reía. Coger se empezó a convertir en pecado y poder saber de ese cabron era como tratar de conseguir cita con Calderón. Hazme el chingado favor.

En una noche de brujas armo reventón en su casa y jugando todos pensamos que seguramente seria una trampa, para reclutarnos a su iglesia… y si, si fue una trampa. El único camarada que asistió fue disfrazado de monja, y su esposa embaraza también. Llegando se encontraron con una fiesta sin disfraces y regaños de parte de los asistentes por sus atunedos, jejeje. Claro, después se tuvieron que fumar las platicas de por que era algo malo celebrar esas cosas del diablo, como el Halloween. Recuerdo la manera que nos lo relato y me sigue causando risa y cierta tristeza al saber lo bajo… digo, lo elevado… bueno, le metido que estaba en el cristianismo.

Y así, lo perdimos por muchos años. Las garras del cristianismo lo atraparon disfrazado de lo que el pensaba que era el amor de su vida.

No tengo nada en contra de lo que cada quien quiera creer. Si la Banda quiere imaginar en eso que se llama Dios, ps bien. Pero siempre es culero perder a alguien de esa manera por que no solo se pierden amistades, se pierde la esencia de la persona que te caía re bien. Todo lo que el era se volvió pecado y por consecuencia nosotros pecadores y así perdimos a un buen amigo.

Pero como milagro de ese mismísimo Dios un día respondió a un “Tweet” y se animo a salir a tomar unas cheves. Y ahí nos enteramos que ella ya es parte de su pasado y el cristianismo lo mando al infierno.

“Ya llegue Madafacas” y llenos de dudas, nos dio gusto escuchar eso.

Me quedo con una gran enseñanza de todo esto y se las comparto. Sean religiosos, pero no sean pendejos.

¿No les gustó? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
392 Comentarios en “Sean religiosos, pero no sean pendejos”