2012

Polis cazando franeleros

Hace un par de días, manejando en la Comarca Lagunera, me detuve en un semáforo y sin querer, volteé hacia la acera izquierda y, ¿cuál sería mi sorpresa? Vi a unos polis basculeando a unas personas en la esquina. Veamos bien las fotos. Hay tres motos estacionadas y 2 muchachos sentados, a los que estaban molestando.

Me fijé bien y les alcancé a ver unas franelas y pensé: “Estos pinches polis sin qué hacer. andan molestando a unos pobres franeleros, en lugar de combatir al verdadero crímen organizado.”

Incluso en la foto 2, se alcanza a ver que a uno de ellos lo hicieron levantarse la playera.

Es una vergüenza que te estén molestando los polis en plena calle y enfrente de todo el mundo.

Por otro lado, para ser imparcial, valdría la pena pensar que estos muchacho sí hayan cometido algún delito. Sin embargo, esto es poco probable.
Por detalles como este, ya no se siente uno seguro aquí en La Laguna cuando ve un policía, una moto, una patrulla, una camioneta o un camión blindado de la policía municipal, estatal, federal, ejército, marina o como se le llame.

Porque es más probable que te detengan por cualquier babosada y te tumben una lana (en el mejor de lo casos), a que te protejan.

En el peor de los casos, hasta te pueden secuestrar. Escuché la historia de una señora a la que le secuestraron un hijo. No eran gente acomodada, sin embargo, lograron juntar la cantidad que les pedían. El día del rescate, pasaron a la casa de esta señora a recoger el dinero… en una patrulla de la policía municipal. Y sí les devolvieron a su hijo, sano, mas no salvo (de la mente).

El punto es que, con tanta corrupción, fincada desde nuestro H. Presidente de la República hasta el último puto tránsito que te detiene en la calle, ya no sabes a qué atenerte.

Desde principios del 2010, se desató aquí en La Laguna una ola de violencia sin precedentes, provocada por las luchas entre los cárteles del narcotráfico. Y aunado a que soltaron también el escándalo de la enfermedad AH1N1 (esa reflexión es para otro Hazme), toda la Laguna se vio arruinada en su comercio y en su tranquila forma de vida.

En la actualidad, Torreón, Gómez y Lerdo son un hervidero de lacras que en cualquier momento va a estallar y a aventar a toda esa porquería para todos lados.

Todos los policías, federales, estatales y el ejército, saben dónde están metidos los cabecillas de las agrupaciones. ¡El mismo Presidente de México lo sabe! ¿Por qué no los atacan? Por dos razones:

1.- Al Presidente Calderón le mentaron la madre entre todos el día que vino a inaugurar el nuevo estadio de futbol: el Territorio Santos Modelo, por Noviembre del 2009.
2.- Estos capos están protegidos por los niveles de autoridad más altos en nuestro país.
Vienen las elecciones. ¿Y eso qué? No importa a quien pongan, va a suceder exactamente lo mismo: corrupción. Yo por eso, promuevo el voto en blanco. Ningún candidato sirve.

Y todo esto, por unos franeleros que fueron amagados por municipales.
Digo… ¿A tí no te daría coraje? ¿A caso no soltarías un HAZME EL CHINGADO FAVOR, nomás saberlo?

¿Cómo atacar este problema de raíz? Alguien muy optimista sostendría: “CON EDUCACIÓN. LOS NIÑOS DE HOY SON LA PROMESA DEL MAÑANA”. Sí… lamentablemente, venimos diciendo lo mismo desde hace siglos y las cosas no siguen igual, están peor.

A lo mejor son alucinaciones mías. Pero… ¿y si fuera cierto?
Y dirán “¿Cómo demuestras que hay corrupción en todos estos niveles?” Más bien: Demuéstrenme que no la hay.

No soy el mejor para hablar de política. Pero tengo sentido común. Y si unos polis molestando a unos franeleros en la calle son el reflejo de lo que sucede en nuestra sociedad, entonces ¿cómo será lo que está oculto a la vista de todos?
Saludos a la banda.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Overminded

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
152 Comentarios en “Polis cazando franeleros”