2012

Fábula para un buen ladrón

Ahora, tiempo de recogimiento y reflexión (flexiones varias) me topo con esta imagen de las redes sociales que bien amerita un HECF.

Resulta ser que a una persona se le sustrae su iPad (porquería tecnológica snobista, producto de comercio injusto, etc) y el supuesto ladrón (o el comprador de ‘chueco’) que tiene en sus manos ahora el dispositivo toma hermosas fotos de su familia, sin percatarse de…

Que el bendito aparato las manda a la aplicación de sincronización de archivos fotográficos del dueño original HECF. En consecuencia el ‘robado’ no dispone de su aparato, pero sí de la captura de maravillosos momentos de la familia del delincuente.

No cabe duda, hasta para ser ladrón se debe ser bueno. Lo tarugo se paga en otra ventanilla.

Esperemos pronto caiga el autor de las imágenes robadas.

Cortesía de el protector de los hongos

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
157 Comentarios en “Fábula para un buen ladrón”