2012

Al lado del camino.

En tiempos donde siempre estamos solos
habrá que declararse incompetente
en todas las materias de mercado
habrá que declararse un inocente
o habrá que ser abyecto y desalmado
yo ya no pertenezco a ningún istmo
me considero vivo y enterrado

Fito Páez

Siempre hay alguien que tiene prisa, que corre, que te toma del brazo y quiere que camines a su paso, gente que quiere cambiar al mundo y lo hacen con esa extraña impaciencia del que sabe que no podrá hacer nada, pero le gusta engañarse y engañar.

Entonces yo me suelto de su brazo, me quedo a una orilla, viendo la prisa de tantos que marchan a un paso.

Me ven con desasosiego y hasta tristeza. Mediocre, adjetivo de cualidad que les merezco. Ellos avanzan con paso firme; levantan la voz, ellos encontraron la solución a todos los problemas: quejarse. Entonces marchan por causas justas: el cambio climático, el cese de la esclavitud sexual, la prohibición de ablación del clítoris, ¡marchan en contra del hambre!, y, en esta época, por educar y concienciar a todo potencial votante.

Yo me quedo aquí. Deje de leer la prensa y sintonizar cualquier noticiero, todo es un ladrido en la misma tonada. Me encierro en un buen libro, la ocurrencia de alguno de mis hijos, la charla con los amigos, el buen trago y la poca resaca.

Tengo no pocos años y soy el mismo animal político que hace miles de años un buen sujeto describió, sucede que hay una etapa en la que uno se da cuenta que persigue quimeras y se pierde realidades, que participe en grandes luchas y de tan pequeño, no hice en nada, en cambio esas pequeñas realidades en las que podía hacer algo las deje ir. Un parque maltrecho, una calle deformada, y otras realidades que deje ir por perseguir sueños nomás.

Ellos marchan con prisa, enjundiosos y yo los veo ir, algunos a un precipicio, otros no saben y a algunos les da sencillamente igual. Los he visto a todos con diferentes banderas, eso si todas justas, ayer el cambio climático, otro día a favor de los derechos humanos y en otra ocasión a favor de la liberación de la llama peruana. Siempre entusiastas y eso es algo que se admira.

“No es bueno nunca hacerse de enemigos, que no estén a la altura del conflicto, que piensan que hacen una guerra y se hacen pis encima como chicos” he visto a mucho de ellos, luchar contra el enemigo, arengar decididamente contra el opresor, y he visto a otros recibir los golpes de la caballería, yo mismo los recibí mientras otros se escudaban tras el impulso, el ímpetu y la arrogancia de la juventud.

Y, carajo, sería muy tonto si no aprendiera que todo eso conduce a lo mismo: nada.

Vivimos en el 2012 (se los juro) y si le dan una hojeadita a cualquier capitulo de la historia verán los “enormes” avances que dejan los enjundiosos movimientos, nada más que un reciclaje de liderzuelos, de unos conflictos por otros, de unos marchantes por otros.

Un discurso muy repetitivo de quienes me toman del brazo y me instan a marchar a su paso dice: “quien no conoce su historia esta obligado a repetirla”, sonrió porque sé quién es el que no conoce la historia, me zafo y me quedo aquí…al lado del camino.

Luchando las pequeñas batallas se evitan las grandes guerras.


Liga Directa: http://youtu.be/fsyF1NBTJyk

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
180 Comentarios en “Al lado del camino.”