2012

Némesis

Un viento refrescante por fin sopla ligeramente y debilita el sofocante calor que envuelve la quietud nocturna. No logro conciliar el sueño. Calculo que serán las 11:30 de la noche porque mi vecina ya no canta más. El insomnio que me aqueja es bastante fuera de lo común. Regularmente dormir es fácil, me entrego sin pretextos ni vacilaciones al placer etéreo que otorga el sueño. Hoy no. Algo lo impide, un ambiente enrarecido es presagio del desastre… o quizás sólo estoy divagando; -“¡duerme ya!”-, susurro con autoridad.

Cierro los ojos e intempestivamente un ruido me hace abrirlos. Es un murmullo que por un momento me hace dudar, un sonido de recuerdos tormentosos, fantasmas del pasado. Muchos años han transcurrido desde la última vez pero… -“es sólo producto del desvelo”-, trato de tranquilizarme.

Nuevamente trato de dormir pero en el fondo sé que ya no será posible, mi corazón está intranquilo. A estas alturas todos mis sentidos se enfocan en rastrear, detectar, escanear el más mínimo ruido o movimiento que no encaje dentro de mi atmósfera.

La silenciosa calma asalta los alrededores como augurando lo que está por venir. La mediana penumbra sólo es interrumpida por una pálida luminaria que se cuela por la ventana reflejando su luz en forma de trapezoide sobre una de las paredes de mi habitación. Aguardo con sigilo. El movimiento de mis ojos es frenético; de un lado a otro, arriba, abajo.

La poca visibilidad no ayuda pero no quiero encender la luz porque interrumpiría el sueño de mi esposa quien descansa plácidamente, muy ajena a lo que a su alrededor acontece. La luz de la escalera es una opción pero eso implica salir de la cama y quedar expuesto a un ataque sorpresivo, a traición, pero… es necesario tomar el riesgo. Con pies descalzos, lentamente camino hacia el pasillo sobre el tibio mosaico. Enciendo la luz y todo parece normal. Un vistazo dentro de la habitación. Nada. Me dirijo hacia el interruptor dispuesto a apagar la luz pero al instante aquel terrible sonido vuelve a rasgar el aire concluyendo con un golpe seco sobre la puerta de madera a mis espaldas. Ya no hay duda, me ha encontrado… otra vez.

Sin mirarlo de frente aprieto los puños y la quijada, sé que me observa y casi puedo visualizar su tétrica sonrisa. Nuestra historia es añeja e irregular. Encuentros fortuitos. Nada para nadie, hemos compartido victorias y derrotas sin saldo favorable para ninguno. Hoy la balanza se puede inclinar hacia cualquier lado.

Doy media vuelta y por fin puedo verlo: su blátida presencia provoca una descarga eléctrica que me recorre por completo. –Aquí estamos de nuevo, ¿eh?- murmuro con voz ronca e insegura.
–Ei- es su gélida respuesta.

Hoy más que nunca lo noto fuerte, decidido. No desperdició el tiempo, aprovechó al máximo estos años. Su coraza oscura y reluciente contrasta con la madera clara de la puerta, la afilada figura de su cuerpo es una máquina de guerra y supervivencia. Sin moverse, adherido a la madera, despliega y retrae sus alas un par de veces, acicala sus antenas flexibles y puntiagudas, poderosos sensores. Orgulloso fanfarronea y presume el armamento que la naturaleza le ha adjudicado durante millones de años de evolución. Y yo… a sus ojos no soy más que un simio lento y lampiño.

Permanecemos inmóviles por unos segundos, al fin decido ser yo quien lance el primer golpe. De reojo detecto lo que será mi arma, está a sólo unos centímetros de distancia. Me desplazo gradualmente hasta mi objetivo, él sólo vigila y gira sobre su eje para no perderme de vista. Me mira… con su ojos… de cucaracha.

Parece que se ha dado cuenta de mis intenciones, ya he alcanzado mi blasón. Su seguridad se tambalea. Para él, un humano desarmado es blanco fácil, pero un humano armado con una pantufla es otro cantar. Está nervioso pero no retrocede. Hay sudor en mi cuello y manos, no es debido al calor. Mis pulsaciones se aceleran pero avanzo de frente, un poco más y lo tengo a distancia… un poco más… un poco…. -¡muereeeeee!

Puedo escuchar el zumbido de la pantufla rompiendo el aire, y al mismo tiempo todo es lento. Mi rostro desencajado se transforma del nerviosismo a la algarabía a sabiendas de que estoy a punto de aplastar de un zapatazo y de una vez por todas, una rivalidad milenaria. Por mi mente se desplazan imágenes de antiguas batallas, sanguinarios combates que jamás dejaron un claro un vencedor, hoy la victoria será para los bípedos. Pero… estoy cantando victoria prematuramente.

Con velocidad endemoniada esquiva el golpe, la pantufla se estrella contra la puerta en la cual se tatúan geometrías difusas de polvo. Despliega sus alas, emprende el vuelo y en un milisegundo dibuja en el espacio una curva que apunta directamente hacia mi espalda. Siento sus delgadas y filamentosas patas recorrer mi omóplato y luego mi cuello, llega a mi oreja y blandiendo nuevamente sus alas despega con gran habilidad antes de que me lo pueda quitar de encima. El sonido de sus ligeras alas, ese mismo que me arrebató la tranquilidad, ahora retumba en mi cabeza.

Doy un giro rápidamente, izquierda, derecha ¡no está! Con respiración agitada miro hacia el pasillo… se posó sobre el pasamanos de la escalera. Doy un paso y se adelanta volando hacia la pared, después al piso, de nuevo a la pared rebotando cual experto del parkour.

Cuenta la leyenda que la cucaracha no tiene marihuana para fumar pero a mi no me engañan. Yo estoy convencido de que antes de salir de su cloaca, la cucaracha se forja un porro bien gordo y se lo quema de una fumada, para después salir a la superficie con los sentidos alterados e irrumpir con desparpajo en la vida de los pobres humanos, provocando estragos y fobias. Maestras de lo grotesco. Formidables contrincantes.

Avanzo nuevamente sin vacilar, de frente, pero su reacción una vez más me sorprende, se abalanza contra mí en claro vuelo kamikaze. Vuelvo a sentir sus escurridizas patas ahora sobre mi antebrazo izquierdo pero en esta ocasión, con reflejos relampagueantes puedo asestarle un golpe que lo envía directo al piso. Permanece quieto. El doblés en una de sus alas deja al descubierto su segmentada panza gorda y brillante, doy un paso y reacciona. Su ala vuelve a su lugar casi de manera milagrosa. Se posa nuevamente sobre la puerta y después sobre el techo de la habitación. Sus movimientos ahora son erráticos. Motivado por saber que ha bajado la guardia decido lanzar mi último ataque: un proyectil de lana y peluche. El objetivo ya no es tan veloz pero una vez más logra eludir el golpe mortal. Alza el vuelo y emprende la retirada. Cual experimentado piloto de guerra cruza limpiamente el umbral de la ventana y se pierde en la negrura de la incipiente madrugada.

Aún jadeante, descanso sobre la orilla de mi cama. Las cosas definitivamente siguen igual, nada para nadie, no hubo vencedor. –Deja ya de cazar insectos y ven a dormir- me dice suavemente mi esposa sin abrir los ojos. Si supiera que esto no es una cacería sino una verdadera afrenta, es una contienda que estoy seguro se repetirá, quizás el campo de batalla sea otro, quizás uno los dos por fin levante la mano (o la pata) en señal de triunfo. Sea como sea, la próxima vez… estaré preparado.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de gerardo_rp

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


  • K.r.A.s.H

    UTA…. PENSÉ QUE ERA UN POST DEL AWELO¡¡¡

    • UTA… VAS Y CHATM POR PREMIER

    • PirataZarra

       UTA… VAS Y CHATM POR PREMIER

  • K.r.A.s.H

    TL;DR  PORQUE ANDO DE SALIDA…. HASTA MAÑANA BANDA ¡¡

  • Deus ex machina

    Jill Valentine

  • Deus ex machina

  • Deus ex machina

  • Deus ex machina

  • Deus ex machina

  • STAARSSSSSS

    STAARSSSSSS

  • teleton_fraude

    Lo mas sorprendente es que este wey tenga esposa.

    • Jose Antonio Ramirez

       AL RATO SALDRA EL WEY CON SUS  ANECDOTAS DE COMO SE COGIO UNA CUCARACHA….  QUE MAMON!!
      ESA HUBIERA ESTADO MEJOR!

  • ME CAGABA EL PINSHI NEMESIS CADA QUE CAMBIABAS DE AREA ENTRABA CORRIENDO Y TE QUERIA DAR EN LA MADRE

  • CODE VERONICA X

  •  sin duda alguna todos tenemos un Nemesis o locuras mentales las cuales urgen ser expresadas de forma escrita… -.-… jajaja 

    • XeNdoR

      Afirma, es pues la pluma y papel, escape necesario de esta loca realidad

    • Deny

      A mi me pareció un Kafka región 4 con tintes de condorito.

  • Deus ex machina

    Jill valentine

  • CHINGON ERA JUGAR EL RESIDENT EVIL 3 A LA LUZ DE LA OSCURIDAD DE MEDIA NOCHE, A QUE TIEMPOS AQUELLOS…. CON EL SILENCIO DE TU HABITACION Y LA OSCURIDAD ERA CHIDO SENTIR EL AMBIENTE TERRORIFICO Y DE SOLEDAD DEL JUEGO.

    • Joterias, juega el Silent Hill 1 a media noche y con luces apagadas, es mas terrorifico…

  • La_muy_aca

    Las cucarachas llevan mas tiempo de exitencia que el ser humano….  su genetica es top-notch, se ha adapatado a TODO los cambios de la evolucion !!   
    Sin duda un contrincante adversario pero no imposible de eliminar.

     Si te visita es porque anda tras esas migajas olvidadas bajo el refri o esa grasa estancada en el horno de la estufa!    Una limpieza general podria ser el principio de la victoria  !

    buena suerte !    eek !

    P.D. Me gusto leerte ! :)

  • XeNdoR

    excelente !!!!!!!  me gusto su relato

  • panduchi

    yo hubiera matado, mejor la otra cucaracha!

  • Deus ex machina

    17

  • Deus ex machina

    10000

  • LO CULERO DEL CODE VERONICA X ERA QUE SI LLEGABAS AL MONSTRUO DEL AVION SIN MUNICIONES SUFICIENTES PARA MATARLO, TENIAS QUE EMPEZAR TODO EL PINCHE JUEGO COMPLETO. A MI ME PASO…

  • La_muy_aca

    De las casi 800 almas en el blgo, QUIEN IRA A LA MARCHA MAñANA ?? 

    • Azrael1486

      No puedo….se la mientan a Peña por mi?

  • Azrael1486

    jajajajaja Epic Story…..sun inche madre quien no ha pasado por eso…me recordo al post del chilakil y la mosca

  • DEN CIRCO QUE YA MERO ME VOY!

  • XeNdoR

    sobres comelonches, estubo bueno este ultimo post para cerrar la semana laboral, jejejeje

    nos leemos en el nocturno

    ya me voy porque se me pasa el trafico

  • Yo me casé con “doña Tengo Razón” Solo que no sabia que su segundo apellido era “Siempre”

  • Vale la pena leerlo?

    • PirataZarra

       Mas o menos

  • Voy_de_retro

    Al principio pensé que sería un relato erótico-terrorífico como “Aura” de Carlos Fuentes… ¡después comprobé que era un relato erótico-terrorífico con la cucaracha!

  • Cereshanti

    jajajaja  su blatida prescencia….. ay no!!!
    estuvo mejor el chilakil persiguiendo a la mosca con su matamoscas del moma…XD

  • Ora chinga, aqu’ioras l’otro post

  • AquiCurandomelas

    No leí, ni vi el video, ni puedo trollear tururu.

  • Rafaelin

    Rumbenle si niu pos

  • Jajaja, está genial el escrito.
    Yo solía mantener guerras similares contra los blatodeos. Ellos ganaron muchas de las batallas, hasta que decidí usar mi arma secreta: H3BO3.
    Dese entonces miles han sucumbido ante el fino granulado cristalino, aunque sé que muchas otras siguen ahí…expectantes…listas para salir de sus escondirijos cuando todas las luces se apagan.

  • Elijeunnombredeusuario

    Estas bien N00B tendrias que ver, antes de que se acerquen los “nortes” o las “suradas”, comienzan a salir hordas y hordas de las coladeras agitandose y volando por todas partes, es lo mas cercano a un apocalipsis zombie… 

  • Pensar.. que… me latio

  • Que no es el Mostro que sale en Resident?