2012

La lealtad partidista ¿existe?

Ayúdame a ayudarte… todo parte de una cadena de corrupción, la necesidad de tomar atajos, hacer las cosas más fáciles, cómodas y…¿DESHONESTAS?.. En estos tan aclamados tiempos de campaña, los acarreados están, literalmente, a la orden del día, ¿a dónde vamos y cuánto nos dan?, pero.. ¿de verdad votan por sus patrocinadores? y si lo hacen, es ¿por lealtad, desinformación o ignorancia?

Recuerdo un comercial americano que decía en su campaña anti-drogas: “Un amigo que te ofrece drogas, no es tu amigo, no caigas en la trampa”.. entonces, ¿realmente existen quienes votan por alguien que sin ninguna vergüenza está comprando su voto? ¿qué podemos esperar de ellos sino corrupción, deshonestidad, impunidad y esas cosas que ama tanto la alta burocracia? Necesidad hay mucha, hay quienes con $500 libran su semana, pagan servicios escolares o de salud, quienes se les ha ofrecido un mejor sueldo o puesto y a los menos afortunados que se les amenaza u hostiga para que voten por un candidato en particular.
La lealtad al patrocinador debería ser una ilusión, “te apoyo”, pero te conozco, y por lo mismo no voto por ti.

Aunque queda una pregunta en el aire, ¿que están comprando con los acarreos? ¿votos o imagen?, “vean cuántas personas han venido apoyarme” logrando que el fraude parezca menos fraude.

Entonces ¿acepto su dinero y voto por quien yo quiero? o ¿permanezco leal a mi mismo y me alejo de esas prácticas?

Cortesía de Ginx

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
148 Comentarios en “La lealtad partidista ¿existe?”