2012

Carrera de Ratas

Sin el ánimo de ofender a nadie, sino de expresar la actitud casi desavenida del pasado con el PRI del Sr. Enrique Peña Nieto candidato de su coalición a la presidencia, quien también sufre el síndrome de Alzheimer Mexican y sin ningún tipo de vergüenza, levanta la mano en puño en señal de una victoria segura pero incomprendida en el Estado de Zacatecas, a solo unos días de intensa protesta y desahogo social a nivel nacional en contra de este movimiento partidista, que tiene una historia de 70 años de corrupción y de autoritarismo, pero que esa señal es bien entendida en las butacas del PRI nuevo – que en realidad es el viejo, por si alguien ya avistó el “nuevo” grupo predilecto para gobernar nuestro país – y es que se comprenderá como un buen augurio resaltar la gloria. Ya a estas alturas a nosotros los mexicanos nos huela mal y no precisamente a “gato encerrado” sino a” rata escondida”, porque ahora existe mayormente la posibilidad del fraude más pueril de la historia de México.

Hace un tiempo por solamente curiosidad leí un libro, al ver que era el más sobresaliente en puestos de revistas y comentado entre los amigos, que no parecía ser de vaqueros, y que precisamente eso atrajo mi curiosidad en especial en el titulo, “Quién se ha llevado mi queso” del autor Johnson Spencer; me recordó una vieja historia de Walt Disney con un ratón. En el libro se hace una metáfora de ratas con personajes que están en un laberinto apresuradamente buscando su queso, el cual se interpreta como la felicidad, la salud, el dinero, una nueva esposa – porque así yo lo entendí – en una lujosa casa, un auto nuevo, reconocimiento, libertad, una relación de pareja estupenda en resumen, todo lo que implica ser una meta en el hombre. Ciertamente son buenas todas esas cosas, pero no todas son necesarias y no todas tienen las mismas condiciones ni habituales comportamientos, ya que se trata de una explicación que media una separación entre como lo comprende un mexicano, a como lo entiende un estadounidense para no decir “americano”. Ambas culturas están desiguales y en la mente de un mexicano eso es un ilusión que no llega a imaginación común, que solo se comparará en una forma diferente y veamos por qué.

Un estadounidense nativo ya tiene una cultura de virtudes antes de entender una carrera, se fija un destino propio porque así está acostumbrada la sociedad, a las carreras de campeonatos, con una filosofía de progreso y capitalismo, casi devastador pero donde hay lugar para todos.

El mexicano sin embargo, solo tendría que comenzar creando virtudes y lo demás es un fracaso previsto, y lo único que al final comprende es que el queso, que es todo lo antes mencionado, viene en una imagen de una rata corriendo velozmente antes que alguien lo atrape. Esa es nuestra fatalidad, nuestra realidad y desavenencia ante nuestro convecino. Será por eso que la rata es una de las clases de animales usadas en laboratorios, que tienen un comportamiento similar al nuestro?

En realidad en la popolitica mexicana, no existe otro beneficiario más que los familiares, los amigos, los cuates los camaradas y la idea de virtudes y honorables ejemplos de la honradez, el derecho y la justicia, son como los epítetos de las corbatas. En esta carrera siempre se sermonea lo mismo, se dice lo mismo, se lucha contra los otros oponentes, por el lugar y no por la verdad. Se demuestra a ton y son como se ejerce el comportamiento pero sin claridad de ideas, ante la imagen de un bípedo con un lenguaje y acento discursivo de otro planeta – los saludo habitantes de la tierra – y no es una invasión de ratas gigantes, en realidad personas, con un comportamiento de cuadrúpedos, porque esa es la ley del reino animal, pero el hombre usa su raciocinio para buscar su queso esa es la diferencia.

Enrique ofreció en el estado de Zacatecas, al ganar en los comicios del 1 de julio paz y más oportunidades para todos, pero olvido que eran las mismas palabras antes de ser gobernador en el Estado de México – memoria de rata – Dijo que era momento de romper con el pasado – complejo de rata; para los que no saben las ratas se separan y nunca van juntas cuando buscan comida – a EPN no le importa México, de haberlo hecho tendría que haber dado un mínimo interés real por el progreso de todos y no por el “gremio de algunos”, mayormente de su partido, pues miente y miente porque la mayor parte del queso “le tocaría a él” y el resto se imaginan donde quedará, ya que México tiene fama de volver archimillonario a sus reyes. A EPN no le importa nada más que ganar la presidencia tal como lo hizo en el Estado de México, para algunos solo basta eso para ganar pues imaginan que por tener carácter para sobrevivir ya es una ventaja, pero ¿no son las obras las que cuentan? Si fue gobernador en el Estado y por poner de ejemplo a AMLO que también lo fue en el DF, las obras de AMLO superan a las de EPN casi al 90% en la ciudad de mayor comercio en toda la república y con una población superior a la de muchos estados, mientras en el Estado de México solo basta preguntar y vivir ahí para entender la miseria y el fraude de este gran actor.

Para finalizar hay un proverbio que dice:

Proverbios 14:15

El simple creerá a toda palabra; mas el avisado comprenderá las pruebas. (Traducción mía)

Quizá será que en otra oportunidad tengamos que hablar de una “Carrera de ratas” en una novela policíaca.

Cortesía de Leonel Jen

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
120 Comentarios en “Carrera de Ratas”