2012

El feminismo electorero

Más que albiazul, la candidata se pinta de gris, de tan gris que puede y hace las declaraciones más tontas y nadie la toma en cuenta, quizá de eso se aprovecha.

Pina, Pina, Pina… Te citaré, “Pedí un ejercicio de imaginación para que nos juzguen de la misma manera y no haya raseros”. Esa fue la pobre y contradictoria excusa que usaste para explicar porque habías hecho un ejercicio de imaginación pidiendo feminizar a los candidatos, subestimando a las personas que seguían el segundo debate. Lo que dijiste, bien pudo hacerse sin describir a los candidatos como mujeres.


Liga directa: metatube.com

De acuerdo a la RAE, rasero es igualar rigurosamente, sin la menor diferencia.

Tratar de concientizar a las personas con un falso feminismo, de verdad, es ofensivo, el feminismo busca igualdad de sexos y no la hegemonía de las mujeres. Pina con su pseudo feminismo busca caridad disfrazada de fortaleza para obtener votos.

No conforme con llamar la atención con algo tan absurdo como su ejercicio de imaginación, ha incitado a sus seguidoras a no hacerle el cuchi-cuchi en un mes a sus esposos si no acuden a votar el 1 de julio y como se dio cuenta que lo dicho, aunque no muy inteligente, si llamó la atención, se atrevió a usar de nuevo el nefasto término cuchi cuchi diciendo “al que no venga a votar, un mes sin cuchi-cuchi, pero al que venga a votar un mes con doble cuchi-cuchi”.

Con esas declaraciones, además de ridiculizar al feminismo, también ridiculiza y propone condicionar la vida sexual de sus simpatizantes, primero rebajándolo con el sobrenombre de cuchi cuchi y segundo comercializando el sexo a cambio de votos, ¿Qué feminista aprueba la obtención un voto a cambio de un favor sexual?

Sin embargo, hoy callan los que hace 5 años a Vicente Fox lo querían lapidar por declaraciones como “la de los hogares de México tienen una lavadora, y no de dos piernas, sino, una lavadora metálica”, llamándolo machista, lo cierto es que, aunque machista también es un pendejo y de los pendejos no se puede esperar mucho, ni declaraciones inteligentes. ¿Verdad Pina?

Por cierto, ¿cuáles son las propuestas de Josefina? Creo que ni ella las recuerda por estar tan concentrada en hacer comentarios controvertidos, por subirse al ring de lo discutido, para su desgracia las y los feministas tienen sus reflectores en el guapote de Peña Ñieto, de éste revisan con lupa todas y cada una de sus oraciones, vaya, hasta que se caiga la bandera en su discurso es motivo de trend topics.

Por eso, no es tan sorprendente que Josefina pueda decir, y diga, lo que quiere, incluso proponer un comercio sexual a cambio de votos, contradiciendo su nuevo giro de campaña, su condición de feminista, pero sobre todo su dignidad como mujer.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Meena

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
130 Comentarios en “El feminismo electorero”