2012

Discurso

En estos momentos nos dominan las pasiones, el ímpetu mostrado en la competencia de este ejercicio democrático nos orilla a reflexiones subjetivas, sin embargo no ha perdido candidato alguno, ganó la democracia.

Así, pasada esta etapa, cada uno, desde su trinchera, habrá de luchar por sus ideales, por sus compromisos, por su responsabilidades, las cuales, estoy seguro, compartimos todos, y se resumen en tres palabras, ¡un México mejor!

Por mi parte es hora de cumplir los compromisos, en hacer realidad los sueños, pero para todos es momento de materializar la confianza que el pueblo nos otorga, las palabras son nada después de pronunciadas, pero los hechos hablan por los hombres que los hicieron posibles.

Insisto. Cada uno desde su trinchera habrá de seguir luchando, porque continuar trabajando es obligación de cada uno de nosotros, luchar por los ideales engrandece a nuestra nación, nosotros los participantes de esta contienda, pertenecemos a distintos partidos, tenemos diferentes colores, pero todos somos mexicanos, todos coincidimos en los objetivos: Justicia social y bienestar para la población. En otras palabras, estamos de acuerdo en proyectar a nuestro país con un rumbo que mejore las condiciones de vida de los más necesitados. Tendremos distintas formas de pensar, pero el fin es el mismo, por eso, nunca he dudado en que lograremos realizar acuerdos para beneficio de toda la a población.

El futuro es en gerundio: construyendo, avanzando, trabajando.

Construyendo una plataforma política estadista, avanzando en los aspectos que la nación nos exige: seguridad jurídica, social, y en todos los aspectos. Esto se realiza sólo y sólo si hacemos el gran esfuerzo de ese tercer verbo en gerundio, si seguimos trabajando.

Trabajando y dejando de lado las asperezas, los compromisos partidistas, el egoísmo, el malsano orgullo, la individualidad. Si trabajamos como un pueblo, una nación con un rumbo claro y definido. Hoy parece oscura la marcha, un túnel sin luz, parece como avanzar a ciegas, sin saber si vamos en círculos, y sobre todo separados, cada uno por su lado.

Hoy es el momento, me atrevo a decir que no hay mañana, hoy es cuando juntos habremos de construir ese futuro, quizá no nos toque disfrutarlo, pero veremos a nuestros hijos crecer en lo que la vida nos negó.

Muchas gracias.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
170 Comentarios en “Discurso”