2012

El Deporte en la Historia

Ya vienen los Juegos Olímpicos, si bien un escaparate del deporte, también es una testamento de cambios sociales en el transcurso de la humanidad. Hace apenas 76 años en la víspera de una Guerra mundial, en unos juegos Olímpicos en el corazón de una país que quedaría marcado para siempre por sus practicas genocidas, en ese mismo país que solo unos años adelante castigaría a las personas por su color de piel, por sus creencias religiosas, por sus practicas sexuales un Atleta Negro le echaría a perder parte de la Fiesta al Führer, a pesar de que muchos no coinciden, no dejo de ser peculiar el hecho que un atleta negro fuera la estrella de esas olimpiadas.

Total que Berlin 2036 Era ese el escaparate ideal para que Hitler y su Alemania mostraran al mundo pero sobre todo convenciera a los propios Alemanes de la supuesta superioridad de la raza Aria, sin duda alguna en esos juegos Olímpicos como en ningúnos otros, los atletas Alemanes se habían preparado para demostrar al mundo no solo una superioridad deportiva si no a sus ojos la superioridad de la raza. Hitler encargo directamente un programa de difusión al ministro de propaganda Joseph Goebbels utilizando escritores y realizadores renombrados como Leni Riefenstahl para hacer algo similar a una especie de campaña en miras de su proyecto de limpieza racial y posterior dominio mundial, en efecto dominaron el medallero con 86 medallas por 55 de Estados Unidos y sin duda este fue un instrumento para vender la idea a los Alemanes de la conveniencia de la limpieza racial que se emprendería unos años mas adelante.

Hitler incluso daba una muestra inicial de lo que seria el futuro excluyendo a la atleta Gretel Bergmann de participar por ser judía eso a pesar de igualar un récord nacional en salto alto un mes antes de los juegos, total que literalmente el pintito en el Arroz fue Jesse Owens, atleta negro, de padres granjeros y nieto de esclavos, el sin duda alguna fue la estrella de de los Juegos al colgarse 4 medallas de oro 100 y 200 metros planos, relevo 4×100 y salto de longitud, muchos dicen que hubo desaire de Hitler para Owens muchos otros dicen que se le felicito en Privado aun así no dejo de ser una muestra de la falsa supremacía Aria. Owens aun con su vida difícil y su desventaja en su propio país VS los blancos domino como nadie lo haría en muchos años la pista, mostró clase al no realizar ninguna acción de humillación en contra del pueblo Aleman y por consiguiente contra Hitler, existe el mito de que gracias a la ayuda con consejos de un atleta Alemán de raza aria llamado Luz Long el pudo entrar a la Final de salto para posteriormente vencerlo, aun así hay una imagen donde al parecer el atleta muestra su amistad a Owens en un Estadio Olímpico abarrotado de público y periodistas de todo el mundo, cosa que sin duda alguna no coincidía con la ideología Nazi y que seguramente no agrado a Hitler. La prueba es que a Luz al llegar la guerra, fue enviado al frente donde murió, a diferencia de otros deportistas de élite lo cual confirma en parte el hecho de que a ojos de Hitler sus acciones no fueron adecuadas.

Owens regreso a Estados Unidos a seguir batallando por los derechos de los Negros, es curioso que en Estados Unidos el tampoco recibió el trato de héroe, Jesse Owens afirma en sus memorias que recibió una felicitación oficial por escrito del gobierno alemán, pero sin embargo el presidente Roosevelt no invitó al atleta a las celebraciones en la Casa Blanca, para complacer a sus votantes en el Sur Estadounidense, HECF.

Owens no vivió una vida fácil como la mayoría de las estrellas olímpicas, regreso a hacer dinero corriendo contra caballos al mas puro estilo de una estrella de circo, y solo hasta 1959 que el presidente Dwight Eisenhower le recibió en la Casa Blanca y le reconoció con el título de Embajador del Deporte.

Cortesía de El Quesos

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
164 Comentarios en “El Deporte en la Historia”