2012

La prostitución de la ideología

“Soy como los luchadores rudos, me nutro del abucheo, soy una bacteria que se crece entre la porquería, soy un ave fénix, que resurge después de consumido el fuego, soy ave que no mancha su plumaje al pasar por el pantano, ¡¡soy 132!!!”

Quiero que sepas una cosa: me gusta tu actitud, que una tarde en la que puedes ir al cine o pasar algún rato con tu familia y los amigos, la dediques a hacer algo digno. Ver tu sonrisa y entusiasmo hacen que la fe en lo humano no se pierda del todo.

Tu voz al unísono de tantos otros, tu puño levantándose exigiendo ser escuchado.

Veo pasar a cientos como tú y me ven indiferente, me piensan apático, pero verlos así me pone la piel chinita. Así que gracias por levantar la voz.

Ahora, cuando uno es joven es entusiasta e impulsivo; está en nuestra naturaleza y quienes saben eso, se aprovechan.

Participa, pero también sé crítico. ¿Se aprovechan de tí?, ¿no has notado que de pronto hay muchos “líderes” de opinión que se declinan por el movimiento de moda?

“Desde mi trinchera aporto mi granito de arena”, cuando leo y/o escucho esas poéticas palabras, me provocan asco quienes las pronuncian.

Quizá hace años no te interesaba lo relativo a la política, ¿Sabes? Lo de moda era el voto nulo. De aquella elección hasta ahora han habido movimientos sociales que acaparan los reflectores y nosotros, los sedientos de fama y adulación, los apoyamos a diestra y siniestra.

Al Gore perdió la presidencia y contrario al presidente legítimo aceptó el reto y se puso a dar conferencias sobre el calentamiento global. Todos fuimos ambientalistas.

En un caso muy sensible, apegados a la legalidad, tres jueces liberaron a quien la opinión pública condenó como asesino, después, Marisela Escobedo encabezó una lucha que ganó adeptos, el boom de su movimiento fue cuando la asesinaron y… ¡adivinaste!, todos fuimos Marisela Escobedo.

Javier Sicilia, Isabel Miranda de Wallace y otra lista de movimientos, fueron apoyados, pero cuando los reflectores se movieron, fueron abandonados… por fin las muertas de Juárez duermen el sueño de los justos.

El caso más reciente de pillaje de ideas son los indignados. Tan férrea era la convicción, tanto se creía en el movimiento… que fue olvidado.

No persigas ideales, sino convicciones éticas, basadas en tu ideología.

El pillaje del ideal es la usurpación que hacemos quienes apoyamos todos los movimientos habidos y por haber, quienes prostituimos la ideología vendiéndola al movimiento de moda. La moneda con que se paga es convertirse en autoridad moral, en referente ideológico.

Los grandes luchadores sociales, como Malcom X, Luther King, Ghandi, Mandela, Sandino, Vicente Guerrero, y muchos otros, eran sujetos con convicciones férreas y no endebles titerezuelos que prostituyeron su ideal a cientos de movimientos, tuvieron una convicción y lucharon por ella, algunos consiguieron verla materializada, otros murieron en el intento sembrando en terreno fértil el ideal, pero no se les vio defendiendo ora a los delfines ora a loa changuitos de culo rosado ora la deforestación de la selva amazónica.

Me da gusto verte entusiasta, sé que es el camino para que te formes una convicción, no te conviertas en botín de las vedettes de la ideología.

Para los otros, para los todoideólogos de fácil conciencia, el horizonte espera ¡vayamos forestar la sabana africana!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
180 Comentarios en “La prostitución de la ideología”