2012

Morir sin justicia – Ana Paula Tovar

En 2010, la noticia de la iran Sakineh Ashtian condenada a morir bajo una lluvia de piedras impact el mundo y provoc reacciones de repudio contra la lapidacin. As, nos horrorizamos cada que los musulmanes fundamentalistas hacen tales barbaridades.

Y qu pasa cuando sucede en Mxico? La barbaridad no responde a religiones, ni a nacionalidades. El sbado pasado se encontr el cuerpo de Jessica Lucero, originaria de Ostor Tulpetlac, en un terreno baldo. Fue asesinada por denunciar una violacin.

Se presume que Carlos Garca Sanjun, alias el Quico, es el responsable. Un joven de 22 aos acusado ante el Ministerio Pblico de San Cristbal, Ecatepec por violar a Jessica el pasado 12 de junio. El caso apesta a corrupcin e impunidad.

Los padres de la vctima declararon que cuando presentaron la denuncia ante el ministerio publico se les pidi una mordida de 2000 pesos para “agilizar el proceso”.

Entonces, la familia del violador amenaz a Cruz Prez Moreno, la madre de Jessica, para que retirara los cargos. El Quico sigue libre y se desconoce su paradero.

Nada se hizo y paso lo peor. Una adolescente de 14 aos muri lapidada. Esta prctica, es muy antigua y tiene sus orgenes en la tradicin judaica y musulmana.

A pesar de que Amnista Internacional ha denunciando su brutalidad, sigue siendo un castigo legal al adulterio en varios pases como Pakistn, Irn, Yemen, Emiratos rabes Unidos, entre otros, del norte de frica.

No es comn por su connotacin negativa, ni es aceptada por la mayora de los musulmanes, por eso se realiza en medio del secretismo.

La tortura es la base de la lapidacin, pues la vctima muere lentamente por golpes a mano de varios verdugos. En nuestro Mxico tan catlico se acaba de dar el caso, Por qu?

Simplemente porque las autoridades no detuvieron a tiempo al violador que decidi acabar con la vida de una chica, cuando ya la haba destrozado previamente violndola.

El Estado de Mxico es un hervidero de casos contra los derechos de la mujer.

Ostenta el premio a la localidad con mayor nmero de feminicidios 922 denuncias entre 2005 y 2010, segn datos de Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y de la Comisin Mexicana de Defensa y Promocin de los Derechos Humanos de las Mujeres donde ya desbanco a Ciudad Jurez.

La cifra creci durante el gobierno de nuestro futuro presidente EPN, pero no se le prest atencin para no ensuciar su camino a Los Pinos.

Y contina al alza con Eruviel Dvila. Sabemos de casos como el de Jessica, el de las 7 menores ultrajadas en Chalco el fin de semana pasado o el de las 26 mujeres violadas durante las protestas de Atenco en 2006, gracias a la atencin meditica.

Cuntas mujeres ms son violadas o mueren a golpes? Por qu el gobierno del Edo. de Mxico es ciego y sordo ante la realidad? Por qu las personas que eligen la va legal para hacer justicia, mueren sin justicia?

Enlace: http://join.org.mx/?p=10546

Cortesa de Hectormanuel

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
187 Comentarios en “Morir sin justicia – Ana Paula Tovar”