2012

La última esperanza de la democracia – #TomaDeTelevisa

Morimos. Poco a poco, lentamente morimos. Cada da que vemos caer a un hermano en la calle, acribillado por la lucha entre las fuerzas del bien, que se supone estn ah para protegernos, y las supuestas fuerzas del mal, a quienes no les importa derramar sangre con tal de vender su repugnante mercanca morimos 2 veces. La primera, cuando tanto a unos como a otros no les importa matar nuestros sueos y esperanzas: los unos, con su represin; los otros, con esas inmundicias que embotan los sentidos y confunden la mente de nuestros jvenes y no tan jvenes. Decimos vivir, pero ya estamos muertos. Todos morimos ese 2 de julio de 2006, cuando nuestra voluntad popular no fue respetada a la hora de elegir un lder que verdaderamente nos representara. Muertos somos junto con nuestra democracia.

No tenemos un lder. Se escuchan los ecos lejanos de un poeta que llama a la resistencia pacfica, clamando por la tan anhelada paz que todos deseamos pero todo indica que la nica paz posible en este pas, es la del sepulcro. Si nos atenemos nicamente a los nmeros, esas cifras fras cuya nica misin es hacer conteos estadsticos sin tomar en cuenta el dolor de los familiares de las vctimas, ya llevamos alrededor de 70,000 muertos, y la cifra no para de crecer. Descansan en paz. Por el otro lado se escucha, cada vez menos, el reclamo apagado de aquel que se dice presidente legtimo, pero que no se atrevi a despojar de la investidura presidencial al espurio que nos impusieron las mafias, aquellos que mueven los hilos de la marioneta poltica. Tal vez su prudencia e instinto de conservacin le impidieron dar el paso definitivo para tomar el poder que legtimamente le corresponde, temiendo un atentado y la subsecuente masacre al pueblo que salve su pellejo, mientras los ciudadanos somos masacrados en las calles!

Los muertos se cuentan por decenas, cada vez en ms lugares, como una plaga que se mueve de norte a sur: primero en Ciudad Jurez, luego en todo Chihuahua, en los estados circunvecinos hasta llegar a Baja California, luego por la costa del golfo hacia Veracruz, y por el pacfico hasta llegar a Jalisco y Michoacn, mientras otro brote de violencia se da en Acapulco, Guerrero, amenazando con extenderse hacia el sur y sureste. No hay lugar seguro para nadie. El Estado de Mxico, tierra natal de nuestro actual presidente electo, rpidamente toma el segundo lugar en homicidios cometidos contra el vulnerable sector femenil, y va volando por obtener el deshonroso primer sitio bajo el gobierno de Eruviel vila. Recientemente llegan noticias de violaciones colectivas en contra de jovencitas durante un retiro religioso, y posteriormente durante un campamento en el predio ecoturstico de El Colibr, poniendo ms en claro la inseguridad que nos espera ante la ineptitud de los gobiernos emanados de PRI. Todo indica que estamos perdidos

Nuestra ltima luz de esperanza es la juventud informada del movimiento #Yo Soy 132, pero an le falta resistir su prueba de fuego para que siga brillando y alumbrado a la masa ignorante y hambrienta que se volc de nuevo al PRI. Planearon tomar al asalto Televisa con una manifestacin, pero la empresa se les adelant y tuvieron preparados granaderos y antimotines para recibirles con una muralla humana, mientras encubran sus crmenes contra la libertad de expresin y la democracia transmitiendo en vivo las olimpiadas. Sin embargo, los manifestantes reiteran su pacifismo, y un vocero de los mismos se dirigi a los uniformados en estos trminos:


Liga directa: youtube.com

Permtanme presentarme: Soy hijo del pueblo, se que suena a cancin, pero qu mas da! vengo de una familia de carpinteros afortunadamente pude tener una educacin universitaria y me desempeo como profesor, pero el da de hoy vengo a hablarles con el corazn en la mano. Hay una barrea entre nosotros que no logro comprender: por alguna razn, las personas que viven o trabajan en ese edificio (el de Televisa Chapultepec) creen que tienen que protegerse de nosotros, y los mandan a ustedes (los policas) para protegerlos. Nosotros somos pacficos, ejercemos un derecho constitucional que es tambin suyo, que es del pueblo mexicano y fue ganado con la vida de muchos hombres y mujeres valientes. Quiero decirles, compaeros, que esta barrera que tenemos entre nosotros no puede impedir que dialoguemos: la palabra rompe cualquier barrera. Quiero decirles, compaeros, que sabemos, como muchos de ustedes saben: que el pas est jodido. Estn aqu no por su conviccin: estaran mejor en sus casas, con sus familias, en los brazos de sus esposas, y as quisiramos nosotros que fuera. Nosotros estamos aqu no por ser huevones, desempleados o ninis, sino porque sabemos que las cosas tienen que cambiar, y si no cambian, vamos al despeadero todos, juntos. La opcin es que todos juntos cambiemos el rumbo, corrijamos la direccin. Esperamos que, en los meses siguientes, ese uniforme vestido por ustedes, no les impida el libre pensamiento ni les impida la conciencia. Esperamos que dicho uniforme y ese equipo que fueron financiados con los impuestos tanto suyos como nuestros, en el momento que sea necesario, se pongan al servicio del pueblo, no al servicio de los poderosos. Nosotros somos pacficos, no hay ninguna razn para proteger a nadie, no vamos a violentar, no vamos a acosar, no vamos a golpear ni vamos a secuestrar: eso es lo que acostumbran ellos. Nosotros queremos un cambio para nuestro pas, para nosotros, nuestros hijos y nuestras familias (tambin las familias de ustedes). Pronto, habr que tomar decisiones: no sabemos si, el da de maana, ese copetudo consume la farsa de una eleccin sucia, pero no lo vamos a permitir, No podemos permitirlo!, No tenemos la calidad moral para permitirlo! Alguna vez. Un gran hombre de nuestro pas dijo: Los rebeldes no provocan los problemas del mundo, son los problemas mundiales los que generan a los rebeldes. Y otro gran hombre dijo tambin: la diferencia entre un rebelde y un revolucionario es que el revolucionario espera tomar el poder y desde ah generar los cambios, cambiar el futuro del pas, mientras el rebelde hace el cambio en su diario vivir, en la convivencia con el prjimo, en su andar por las calles, dialogando con aquellos que desean les veamos como nuestros adversarios. El da de maana habr que tomar una decisin, una decisin que les compete a ustedes y nosotros, y esperamos poder compartirla, poder luchar junto con ustedes, mano a mano, hombro con hombro: porque el estado somos nosotros, los ciudadanos no es el poder judicial, o el congreso o el presidente no son las autoridades o los partidos! No son las instituciones que nos han defraudado! Somos los ciudadanos, quienes formamos el espritu de esta nacin y quienes vamos a recuperarla para nosotros! Les agradezco su atencin y espero poder estrechar su mano.

Lamentablemente dentro del mismo youtube qu es donde apareci este video junto con otros documentando la #Toma de Televisa, hay muchas opiniones llamando holgazanes y borregos a quienes defienden nuestros derechos y nuestra democracia: Despierta, Mxico, no permitas que te pisoteen los mismos de siempre!!Unmonos para conformar un frente comn ms amplio en contra de la imposicin del candidato maniqu, que solo dice lo que le dictan sus dueos por un audfono!

Hazme el chingado favor!

Cortesa de Belisario Figueroa Lara

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
154 Comentarios en “La última esperanza de la democracia – #TomaDeTelevisa”