2012

Cómo y para qué educa la Televisión mexicana

Extracto del libro de Heriberto Ypez.


Liga Directa: http://youtu.be/l5vIU3ZoD5o

Las televisoras alegan que ellas slo entretienen. Sus directivos alegan que la funcin no es educar sino entretener.

En Mxico impera una confusin. Se denomina educacin a lo que en realidad es escolaridad. Por ejemplo, cuando alguien dice que se tiene que reformar el sistema educativo se refiere al sistema escolar, que es distinto.

La escuela, como todos entendemos, es la instruccin en planteles, que sigue un programa oficial, tiene un horario determinado y se imparte fuera de los mbitos domstico y laboral. La escuela educa, claro est, pero no es la nica institucin que lleva a cabo esa tarea.

Tambin la familia educa. Y, desafortunadamente, los medios de difusin masiva.

As que cuando los ejecutivos de Televisa o TV Azteca los dos monopolios que controlan la televisin en Mxico- niegan que su funcin sea educar, no slo incurren en una falta tica evadir su responsabilidad social- sino que mienten o, al menos, intentan engaarnos.

Educar significa transmitir, por reiteracin constante, valores, formas de tener, hacer, querer o ser.

Todo acto que reitere patrones de conducta es un acto educativo.

As, resulta evidente que las televisoras son los principales medios de educacin masiva en Mxico. A travs de su programacin transmiten los valores tradicionalistas a las nuevas generaciones.

La educacin de las televisoras retoma elementos del catolicismo mexicano, la cultura popular, el discurso oficial, la lgica global y de otras industrias del entretenimiento (principalmente la musical y cinematogrfica). Pero la televisin les da la vuelta, al actualizarlos. Sin la industria del entretenimiento, la cultura mexicana se renovara ms fcilmente: los valores tradicionales mexicanos completamente desgastados- no tendran repetidoras que los transmitieran eficazmente a las nuevas generaciones y los reafirmaran a las viejas, pues los representantes oficiales de tales valores (principalmente los padres, la Iglesia y el gobierno) durante todo el siglo XX perdieron la credibilidad ante los jvenes.

Si esos valores fueran comunicados por los representantes de esas instituciones (familia, Iglesia y Estado), ya habran cado en el descrdito.

Pero como la industria del entretenimiento enarbola esos valores por medio de un lenguaje espectacular, pese a su anacrona, logran ser bien acogidos por las nuevas generaciones.

Y este proceso retrasa la renovacin de valores indispensables para la transformacin de nuestra sociedad.

Aunque las televisoras finjan no educarnos, la televisin es la verdadera Secretara de Educacin Pblica. En la televisin es donde el mexicano aprende formas de sentir (melodramticas), qu es el hombre, qu la mujer (patriarcado y matriarcados mexicanos) y, en general, quines somos, qu ha sido y qu ser. Televisin es destino. Es verse a s mismo, a la distancia, en el yo futuro al cual somos dirigidos.

Una vez entendido que la televisin educa, la conclusin inevitable es que su mtodo educativo es, como las propias televisoras afirman, el entretenimiento.

Qu es el entretenimiento?

El mismo trmino lo indica: entre tener implica mantener un estado intermedio. Lo que nos entretiene nos mantiene en el entre. El impide que pases de una forma de ser a la siguiente, porque te entre tiene entre una y otra.

Entre-tenerte significa hacer perder tu tiempo, tenerte en pausa, mantenerte indefinidamente en el umbral, sin dejarte pasar.

Cuando una cultura o una persona deben abandonar una fase evolutiva de su vida para llegar a otra, puede entre tenerse para no avanzar hacia su nueva vida. Cuando alguien no quiere transformarse busca divertirse; o distraerse. Eso es el entretenimiento. Un espacio-tiempo para evadir el cambio.

La idea del cambio produce ansiedad, y sta se calma con ansiolticos. Ante la situacin del pas, el entretenimiento provee esos calmantes en forma de comedias, melodramas, presentaciones musicales y otros entretenimientos, que brindan placer sustituto y, de paso, reafirma la idea de que, despus de todo, no eres t quien requiere un cambio, pues tu forma de ser no slo no es obsoleta sino encomiable; inmejorable.

El populismo de la industria del entretenimiento, pues, cumple dos funciones: calmar la ansiedad experimentada por los mexicanos ante la necesidad de un cambio y reafirmar los valores del pasado. En ambos casos, la industria del entretenimiento encabezada por Televisa y TV Azteca- es una de las principales causas de nuestro rezago.

Los valores que difunden las televisoras obstaculizan el crecimiento material y espiritual de Mxico, entre teniendo al mexicano en un estado de retraso y suspensin del cambio.

Tena razn Emilio Azcrraga, El Tigre, cuando dijo que l slo daba a los jodidos lo que queran. La televisin mexicana llena un hueco emocional y reitera al mexicano una de sus creencias ms profundas: l no es responsable de lo que est pasando. Los culpables son otros.

Hay una diferencia sustancial entre la industria del entretenimiento norteamericana y la mexicana. Ambas son una negacin del presente. Pero la norteamericana dirige la atencin hacia el futuro; la mexicana, hacia el pasado.

Otra notable distincin es que Hollywood transmite el mito del norteamericano que puede lograrlo todo de ah la predileccin por los gneros de aventuras-; trtese de derrotar extraterrestres o robar un tren cargado de dinero, Hollywood construye historias en que el protagonista siempre se sale con la suya.

The job can be done!

La industria del entretenimiento educa a los norteamericanos para no advertir los costos de sus aventuras, no medir las consecuencias de sus acciones, porque lo importante es lograrlo, and everything else doesnt matter, por citar slo un inventario de frases que los norteamericanos tienen para confirmarse que lo nico importarte es conseguir lo que quieres, y a lo dems… Que se lo cargue el diablo! What the hell! Hasta la vista, baby.

sta es la forma de pensar que el capitalismo salvaje requiere: juventudes que crezcan con la mentalidad de cumplir su funcin, cueste lo que cueste. As es como Hollywood mantiene el sistema de valores hegemnico; transmite la forma de pensar capitalista de las viejas generaciones a las nuevas; sin la colaboracin espectacular de la industria del entretenimiento, eso sera impensable.

En cambio, la industria del entretenimiento mexicana, para mantener la vieja forma de pensar, elabora productos en los que certifica que, excepto el amor, ninguna empresa es realmente importante, pues aunque a todo se lo lleve la chingada, el amor siempre nos rescata. La industria del entretenimiento mexicana se encarga de justificar que el individuo no se haga cargo de nada, ya sea mediante el pesimismo alcohlico promovido por la cancin mexicana, o por la bobera del pop, en la que todo se resuelve mgicamente, o mediante la irona de noticiarios y comedias, que ponen en duda cualquier cambio y atribuyen todo mal al otro. Para preservar el sistema, t tienes que creer que eres vctima.

El espectculo mexicano evita la desbandada de los valores vetustos construyendo la ilusin de que nada puede hacerse para alterar el estado de la cultura, ya sea porque hace que te reconcilies con ella (a travs del amor o los valores familiares) o porque te distancia de cualquier intento (a travs del victimismo o la irona).

La industria del entretenimiento, en todo caso, trabaja para evitar que las nuevas generaciones se separen de la forma de pensar de las generaciones anteriores, creando una dimensin, una cpsula del tiempo, en donde se entre tiene y se suspende el cambio.

Cortesa de Flix

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
185 Comentarios en “Cómo y para qué educa la Televisión mexicana”