2012

La policía más efectiva del mundo

Esta es una historia que pas aqu en Mxico, especficamente en Guadalajara. Se trata sobre la bsqueda de un joven llamado Jos Luis Arana, un joven empresario. El desapareci el 17 de enero del 2011 cuando se diriga a recoger unos equipos. Pasadas las 72 horas de ley, se empez su bsqueda. El da 15 de abril se encontr la camioneta, despus de la declaracin de un detenido en posesin de drogas, quien la describi, lo que facilit su localizacin.

Dentro de esta se encontraron los recibos de las casetas por lo que pudieron determinar la ruta que sigui esta. Se solicit los videos de vigilancia a varios negocios de la ruta que sigui la camioneta y poco a poco fueron develando los minutos antes de que desapareciera… hasta aqu excelente esta historia de como se va develando el caso, pero la realidad es otra. Todas estas investigaciones no fueron llevadas por expertos investigadores, no fueron llevadas a cabo por detectives ni por alguien cercano a esto, fue llevada nada mas y nada menos que por una madre desesperada, desesperada por encontrar a su hijo, la que hizo que hiciera hasta lo imposible para lograr dar con el paradero de su hijo, no sin antes encontrarse con malos servidores corruptos, con algunos ciudadanos que no quisieron apoyarla (como es el caso del negocio donde no le facilitaron los videos de vigilancia), por la falta de dinero, de autoridades que no les importa mas que cobrar su quincena y proteger a delincuentes.

Es indignante la falta de inters de nuestras autoridades que se dedican mas a pasar informacin vital a los criminales, las leyes retrogradas que exigen un minimo de 72 horas para empezar a buscar a personas desaparecidas y una lista larga de limitantes burocrticas que solos no deja un enorme HECF. Y si, tenemos a los mejores investigadores, que con poco logran resolver casos, lstima que sea el mismo pueblo sediento de justicia y no las autoridades, a quienes les pagamos por eso… A los interesados les adjunto el link de la nota completa: http://www.sinembargo.mx/19-08-2012/338680

Le dicen Lupita. Se llama Mara Guadalupe Aguilar, es enfermera retirada. Vive en Guadalajara, Jalisco, Mxico, y tiene tres hijos. Viste de blanco: una blusa de algodn bien planchadita, pantalones, zapatos tenis para aguantar la caminata. Tambin lleva un sombrero para protegerla del sol que la acompaar durante un mes, el ms caluroso del ao. Viaja en el autobs nmero 1 de la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad encabezada por el activista Javier Sicilia. Este grupo que recorrer 27 ciudades estadounidenses, est conformado por familiares de personas muertas o desaparecidas; algunos de los 60,000 muertos y 10,000 desaparecidos que ha dejado como saldo la guerra contra el narcotrfico emprendida por el presidente Felipe Caldern. Como el hijo de Lupita.

Lleva el pelo corto, teido de castao claro. Una lnea verde sobre los prpados y un par de detalles de joyera de oro muy sencilla hablan de una mujer acostumbrada al arreglo personal, a cuidarse. Yo tena una vida muy diferente a esto, me dice en un momento mientras conversamos en la Placita Olvera durante la escala de la caravana en Los ngeles. No nada ms se llevan la vida de tu hijo; es el paquete completo. Tambin me robaron mi vida, la de mi hija, la de mi otro hijo, la de mis nietos. No somos los mismos, jams vamos a volver a ser los mismos.

Su corazn de mam le dijo que la vida acababa de cambiarle an antes de tener la informacin completa. Ese da, el 17 de enero de 2011, su hijo Jos Luis Arana, Pepe, sali de su casa por ltima vez. Tena una empresa pequea que inici con el fruto del trabajo de diez aos; junto con su hermano menor se dedicaba a la iluminacin de eventos. Ese da quedaron de verse a las 11:30 para cargar el equipo en el camin despus de un servicio. Su hermano se preocup cuando vio que Pepe no llegaba, as que hizo una llamada telefnica. Sali a las once, le dijo su cuada. Ya tendra que estar ah.

Lupita llora sin reparo mientras me cuenta la historia. Con las manos aprieta un cartel laminado con la foto de Pepe y sus datos personales, un hombre entonces de 34 aos, ojos claros y sonrisa amplia que, asegura su madre, era un hijo impecable. No fuma, no toma, su vida es su negocio y su familia. Tiene dos nias, una de cinco y una de tres aos. Cuando desapareci, verdad? Ahorita tienen seis y cuatro. El llanto contina, descarado.

En el instante en que Lupita recibi la llamada de su hijo menor supo que algo andaba mal. Jos Luis siempre le responda el telfono a ella, siempre. Si estaba ocupado le deca te llamo en un momento, pero nunca dej una llamada sin responder. Cuando despus de varios intentos no pudo comunicarse con l, fue que el corazn de mam le dijo que algo haba pasado. Y entonces su cerebro empez a trabajar. Pens: tiene que recoger a las nias de la escuela, as que me fui a la escuela a esperarlo. Dieron las tres y no lleg, y entonces corr a la Polica a hacer la denuncia.

A partir de ah iniciara el peregrinar de Lupita por los caminos retorcidos de la burocracia mexicana. Lo primero que descubri es que no se puede reportar a una persona como desaparecida hasta que han transcurrido 72 horas de su desaparicin porque usted sabe, a veces se van de borrachos, o se enojaron con la esposa, le explicaron. Mi hijo no es de esos, afirm furiosa. As dicen todas las mams, le respondieron. Sin detallar contra quin descarg la furia, asegura que antes de las cuatro de la tarde la denuncia ya estaba presentada y la informacin sobre su hijo y el vehculo que ste conduca se encontraban en el sistema de informacin de las agencias de seguridad mexicanas conocido como Plataforma Mxico. Pasaron las horas, pasaron los das. Ni una sola pista.


Nota Completa: http://www.sinembargo.mx/19-08-2012/338680

Cortesa de zire13

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
244 Comentarios en “La policía más efectiva del mundo”