2012

Letras ajenas para compartir. Cincuenta sombras de Grey

Dentro del mundo literario, ha surgido un nuevo genero, que si bien, ya tiene bastante tiempo, apenas le entro el morbo a la sociedad, leer una novela erótica, que va más allá de los cánones del bien portado. La autora, E.L. James, ya superó en ventas, a toda la serie de Harry Potter. El morbo y la curiosidad, venden de a madre.

Anastacia Steele, es el nombre de la protagonista. Esta por salir de la universidad, curso literatura, nunca ha tenido sexo, tiene 21 años y un día por casualidad, conoce a un hombre, que todo mundo cree gay.

El tipo es un manipulador, ególatra y con mucho dinero. Es difícil concretar una cita con él. Anastacia, en una semana, logra verlo más de una vez. No sólo eso, sino que ambos están interesados por llegar a algo más.

Grey, que es el otro protagonista, sin mucho preámbulo, más que un juego de niños, unas llamadas, unos retos, algunos regalos, le hace saber su deseo, que ella se convierta en su sumisa. Con esto tendrá que seguir una serie de normas, tendrá que firmar un contrato y fijarse muy bien en todas las clausulas, ya que en caso de no seguir las ordenes del amo, puede resultar castigada. Látigos, cinturones, artefactos diseñados para el dolor y cuanto más puedas imaginar, usará para corregir a su sumisa.

El libro nos invita a ver el otro lado del sexo (Valerie Tasso), al principio nos intenta educar con los términos, nos hace familiarizarnos con el trato, las condiciones y los limites, ya que no todo es poder y castigo.

Imagina un cuarto repleto con arneses, esposas, látigos, sillas con ataduras, cinturones con picos, bolas chinas, equipo para colgar (suspensión) y muebles adecuados para inducir dolor; pero espera, ese dolor es para darte placer.

Esta novela, nos adentra un poco al sadomasoquismo (soft), nos muestra que hay un amo y una sumisa, que la sumisa hará lo que sea necesario para complacer al amo. Se dejará hacer lo que sea para complacerlo. Le hará lo que el amo quiera para complacerlo.

Una novela erótica, con tema central el sadomasoquismo, cómo alguien acostumbrado a llevar cierto tipo de vida, relaciones, llega a tener algo común, algo tan simple como una relación vainilla.

Eso si, hay mucho sexo entre estas páginas, incluso tanto, que te puede llegar a gustar.

Cortesía de Aza

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
129 Comentarios en “Letras ajenas para compartir. Cincuenta sombras de Grey”