2012

Drogas y gobiernos: Prohibición o negocio

El negocio del narco no lo invento el. Lo invento Estados Unidos, al crear durante el siglo pasado un doble vinculo perverso entre el consumo y la criminalización de la droga. Mientras el consumo de marihuana y cocaína se popularizaba espectacularmente en su población, Estados unidos criminalizo su transporte y venta. Pero fu el PRI el que “invito” al narco a colaborar en sus gobiernos.

Las leyes se inventan para después violarlas mediante cuotas a las autoridades. Esa fue la practica PRIista durante el siglo XX. Consecuentemente, el PRI dejo pasar por el país la droga, pero ilegalmente, para poder cobrar su cuota.

Pero un día, los narcos, empoderados, decidieron cambiar el orden del poder y ahora dicen: O me dejas pasar y te dejo tu propina, o te mato a ti, a tu familia y a tus civiles.

La practica del PRI era mala, lo que hizo a continuación el presidente Calderón fue aterrador. Prendió un cerillito para fisgonear en la tenebra del narco, vio que estaba un cuarto lleno de pólvora y PUM. El resto es nuestra historia reciente y actual. Carteles descabezados fragmentándose en pandillas enfrentadas. Un CRIMEN DESORGANIZADO enloquecido sin lealtades internas ni limites.

La pregunta es muy simple, ¿buscara el PRI volver a su estado previo, en un pacto tácito en que sujetaba al narco, o asumirá la guerra panista que nos ha costado miles de millones, el colapso del turismo y una cultura envenenada por la Hostilidad y tema nihilista de la muerte?

Lo que necesitamos no es una GUERRA CONTRA EL NARCO, sino una política en pro de la seguridad civil.

Nuestra estrategia contra el narco debería de ser la misma que aplica estados unidos dentro de sus fronteras. A decir: Hacer nada. Dejar al narco trasladar su droga a los mercados, donde 100 millones de estadounidenses esperan para pagarla a precios de oro molido para fumarla y “snifearla” en jardines y fiestas alegres. Y en contraste, vigilar a los operadores del narco para aplicarles una cero tolerancia en crímenes contra civiles como el secuestro, asesinato, robo y extorsión.

A propósito cuentan que al otro lado de la frontera con México, McAllen esta creciendo muy bonito y organizado en los suburbios, con calles de cuatro carriles y manzanas perfectamente cuadriculadas, a donde han llegado y siguen llegando nuestros paisanos norteños, los ricos por supuesto, a construir sus mansiones. Ahí cualquiera te dice cual es la casa de tal y cual empresario regiomontano, la de Gloria Trevi, la de los familiares y las de los presidentes de los pueblos fronterizos mexicanos, y claro también ahí viven y conviven de forma educada y respetuosa los narcos norteños.

Que error tremendo cometería Peña Nieto y sus asesores si vuelven a confundir la fuerza con la inteligencia.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de MAX_GRAN

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
96 Comentarios en “Drogas y gobiernos: Prohibición o negocio”