2012

La niña blanca

Hombres y mujeres pequeñitos corren todos los días por calles llenas de polvo, pobreza, indiferencia, abandono y abuso, pero el día de ayer comenzó a correr por las redes la foto de Alondra, y de manera disparatada casi todo el mundo compartía en sus muros su imagen. Algunos se desgarraban las vestiduras y se preguntaban cómo es que una niña tan indefensa anduviera por ahí, pero lo más alarmante era el que fuese una rubiecita tan hermosa para estar con “unos papás que son morenos” No falta el que se conmueve como al ver un cachorro de raza pura recién nacido y ofrece casa, vestido y sustento para un ser humano tan desprotegido. No aseguro que Alondra sea parte de una familia de tez morena que se dedica, como muchos mexicanos, a pedir unos centavos para comer, tampoco sugiero que sea víctima de una red de tráfico de menores. Sobre lo que quiero hacer una reflexión es como este mexicano, este mestizo producto de muchas culturas, muchas mezclas genéticas y muchos momentos históricos sigue exaltando lo ajeno y demeritando lo propio, construyendo identidades alejadas a nuestra piel de cobre.

Porque tanto revuelto por una niña rubia no tiene la mínima comparación con la indiferencia que a diario se tiene con 130 000 menores que se encuentran en situación de calle, ¿por qué se les ha enjuiciado y condenado a unos adultos morenos por el hecho de tener con ellos a una niña blanca? Ni un niño moreno ni un blanco merecen estar en situación de calle, es cierto. Pero claro, una cosa es el discurso y otra la manera en la que actuamos. Ojala que Alondra, Pedrito, Juanito, Lupita, y todos los demás niños que el día de hoy estarán durmiendo en una banqueta puedan tener pronto un techo digno y un hogar amoroso. Ojala todos los que el día de hoy sentimos compasión hacia el “bonito” podamos pronto reconocer al ser humano que hay al lado, al frente, con, sin, o a pesar de su apariencia física.

Les comparto un enfoque serio acerca de la situación que sufren muchos niños y niñas en nuestro México contemporáneo.


Liga directa: youtube.com

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Tibet Libre

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
339 Comentarios en “La niña blanca”