2012

No puedes cambiar el mundo.

“(…) está demás decirte que a esta altura
no creo en predicadores ni en generales
ni en las nalgas de miss universo (…)”
Mario Benedetti.

Es en serio, de verdad. Sé que ves un acto que te parece injusto y te preguntas si debe ser así siempre, si no hay una manera de mejorar las cosas.

La respuesta no es compleja y es la siguiente: no. Así son las cosas y así serán por los siglos de los siglos.

Sucede que los actos que te parecen injustos no implican a un tiburón comiéndose infinidad de peces para subsistir, ni a un oso matando animalitos para lo mismo, vaya no te parece injusto que los delfines maten a los delfincitos sin razón aparente o que las hormigas se decapiten unas a otras. No te parece injusto porque ves a los animales como una creación de la naturaleza y pues así deben de ser las cosas ¿cierto?

Con el hombre no es distinto, sucede que lo que te parece injusto o malo, y quieres cambiar no son sino actos del hombre, y como tales constituyen vicios naturales, es decir, no somos perfectos y lo que hacemos dista mucho de la perfección.

Querer cambiar el mundo es querer hacer al hombre perfecto.

Así que se imperfecto, olvídate del mundo y del “granito de arena” que te exige. No hay un político que piense en la ciudadanía, no hay un pastor que te guie verdaderamente, debes de saber que al final estas solo. “Solo, solín, solitario” dijo Sith el de la era de hielo.

No me refiero a la soledad absurda que lleva a algunos a cortarse las venas, me refiero a que aceptes con responsabilidad que eres el único que al final de cuentas decide lo que hace y lo que no, ni amigos, ni familiares, ni guías espirituales harán lo importante por ti. Solo tú.

Entre esas cosas hay algo que se llama vivir. Vivir no significa ser feliz y permanecer contento para toda la vida, quien te diga que puedes ser feliz para siempre o es un estúpido o es un embaucador. Te quiere vender un libro de autoayuda o te quiere en su religión. No hay más.

Vivir significa no solo molestarse, sino encabronarse de verdad, significa putear de coraje, y si, también significa reír a carcajadas.

Cada momento histórico nos deja una lección, y la historia en conjunto nos da una muy importante, siempre hay problemas, las circunstancias son otras, pero siempre hay y habrá problemas.

No creas en liderzuelos, mucho menos políticos, ni en esos que reclaman por tanto muerto “de todos modos la política es abrirse paso entre cadáveres” dijo Vargas Llosa.

Ningún político va a interesarse por tu comunidad mucho menos por ti, ¿te interesa la política te interesa votar? Vota, pero no regales tu corazón a un candidato, te ira peor que en un noviazgo.

Así que vamos a vivir, a enojarnos y maldecir, a reír de contentos, a llorar de rabia y si también de alegría, a ser solidario y también aceptar la ayuda que nos brindan, a agradecer y también castigar.

No luches por cambiar el mundo que no puedes con él, lucha contigo mismo, véncete a ti mismo y dedícate a lo que viniste a este mundo: a vivir.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
163 Comentarios en “No puedes cambiar el mundo.”