2012

Un buen servicio estudiantil

Ahí les cuento mi anécdota lo que me hizo recordar lo difícil y pesado que pasan los días la gente con discapacidad física permanente. Yo soy un estudiante universitario que va la Fac. de Agronomía de la UACH, tomaba mi rutinas diarias de ir a mi clase de particular de artes marciales de Lima Lama y me torcí el pie por una patada mal hecha, a la mañana siguiente amanecí muy a dolorido del pie y apenas podía caminar en fin fui a la universidad a tomar mis clases y ese día me vino a la mente que iba a evaluar la escuela ante las condiciones de caminos y corredores de la escuela para discapacitados, un poco de gracia se me hizo.

Pues como resulto, pues reprobaron, los caminos de cementos están rotos y levantados por las raíces de los arboles, unas cuantas rampas que había para los de sillas de ruedas muy empinadas, caminos de rampas incompletas ya después eran escalones y pues ya no podrán llegar al salón, laboratorio o biblioteca, tendrán que tomar un camino mas largo y las escaleras para llegar a los salones de segundo pisos no tienen pasamanos y luego al final de la escalera hay un letrero azul que dice “usa el pasamano”.Y eso me hizo decir HAZME CHINGADO FAVOR -y de donde me agarro-.

Me hizo recordar pobres los dos estudiantes que tenemos usan sillas de ruedas permanentemente. ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Ricardo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
163 Comentarios en “Un buen servicio estudiantil”