2012

Chiste de viernes – La princesa desnuda

Un príncipe iba paseando por el jardín de su palacio cuando, de pronto, observó que al borde del estanque había una rana. Se acercó a verla más de detenidamente y la rana le dijo:

– Oh! buen principe. Soy una bella princesa encantada por una bruja mala. Por favor, dame un beso para romper el encantamiento.

El príncipe se quedó asombrado, pero, aunque era una rana, como no tenía nada más que hacer, la levantó y la besó. De pronto, la rana se transformó en una princesa morena de ojos verdes, 1,80 de estatura, medidas perfectas, etc, etc. y otros encantadóres etc.

Como la rana no iba vestida, por supuesto, la princesa también estaba desnuda. Ante tan grata visión que aquella princesa proporcionaba al príncipe, su cara empezó a demostrár que le estaban dando ganas de cobrarse el favor en carne, y empezó a acercarse a la chica con intenciones deshonestas.

La princesa, que inmediatamente notó lo que el príncipe pretendía, le dijo:

– No oses o quedarás encantado!!

Pero el príncipe se iba hacia ella, ya quitándose la ropa. La princesa retrocedía y decía:

– No oses o quedarás encantado, no oses o quedarás encantado !!!!!

Y el príncipe osó, y QUEDÓ ENCANTADÍSIMO!!!!

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Cere Shanti

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
139 Comentarios en “Chiste de viernes – La princesa desnuda”