2012

Respecto al caso de Hendrick Cuacuas

El caso en sí es muy extraño, pero hay algo realmente triste: hoy la bala es el tema importante, y la vida y muerte de Hendrick Cuacuas ya pasó a segundo plano. Sin duda, ahora que soy padre de dos nenas estas noticias me han vuelto más sensible.

He llevado a la Totopita Mayor al cine un par de veces. Me acuerdo de cómo sus ojos no dejaban de ver las luces de la cartelera mientras yo le explicaba que esas eran todas las películas que ponían en ese cine. “¿Todas esas?”, preguntaba. Mientras caminábamos, veía los pósters de diferentes tipos de películas. Buenas o malas, eso no importaba; ella los veía con curiosidad. Recuerdo muy bien cómo se emocionó porque le dije que le iba a comprar palomitas, y su sonrisita al ver que toda esa bolsa sería para comerlas mientras veía la película. Le di los boletos y le dije que se los entregara “al joven” de la entrada; ella muy obediente lo hizo, y volvió a sonreír con orgullo por haberlo logrado.

Cuando entramos a la sala, se quedó boquiabierta al ver la cantidad de asientos y saber que tenía que escoger dónde sentarse. Después de tres intentos, encontró el lugar perfecto. Se maravilló por el tamaño de la pantalla y de la imagen, del sonido… Y, más o menos media hora después de haber empezado la película… en ese momento, hace unos días, Hendrick se despidió de la vida.

Como decía al principio, es un caso extraño, pero lo que es un hecho es que la vida de un niño se perdió por culpa de una bala que, ahora dicen, estaba perdida.


Liga directa: youtube.com

¿No les gustó? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
92 Comentarios en “Respecto al caso de Hendrick Cuacuas”