2012

Teletón.

Por supuesto, es obligación gubernamental proporcionar los servicios de salud requeridos por sus ciudadanos. Eso me queda claro.

En el fraccionamiento pagamos cincuenta pesos semanales por la seguridad en la cuadra, el comité de vecinos lo paga por iniciativa propia, aún cuando es obligación del Estado proporcionar los servicios de seguridad pública.

Barro mi banqueta y la calle de propaganda, polvo y basura que el viento o gente cochina deja, pero es obligación del Estado ofrecer un servicio de limpia.

Son solo dos ejemplos de obligaciones que hacemos, no porque sea de nuestro agrado, sino porque sabemos que el Estado ha sido rebasado, por ineficiente, por falta de recursos, por lo que gusten y manden. Excusas o razones válidas sobran, pero la realidad es palpante.

La realidad es que vivimos en un país pobre, y que aparte de pobre malgasta sus recursos, que los políticos son unos bandidos y nosotros unos evasores. Esa es la realidad (bueno yo soy un evasor, ustedes unos cumplidos, aplico el “nosotros” para no sentirme tan mal).

Así que de esta realidad sabemos que el sistema de salud es insuficiente para atender los problemas de la población.

Bajo esas condiciones surgen instituciones que apoyan a determinado grupo, en mi ciudad está por ejemplo el Grupo Limón, fundación que ayuda a niños con cáncer y el Hospital Infantil de las Californias, una gran institución en la que yo mismo fui atendido (una simple consulta, pero al fin atendido). Existe gente que se preocupa y sensibiliza por un grupo en particular.

Debes de saber que el Teletón no es la única institución que tiene hospitales que se sostienen de donativos, así que si no quieres donar al Teletón solo porque es de Televisa hay muchas instituciones que necesitan de todos.

Creo que es justo resaltar que las instituciones privadas que se sostienen de donativos realizan una labor que nadie más haría, acercan la oportunidad de una mejor condición de vida a quienes poco o nulo acceso tendrían de no existir tales instituciones.

También es justo ser congruente y dejar el viceralismo hipócrita de lado ( ¿no pueden donar al teletón, pero si pueden ver tercer grado, sin filtro, el mañanero y todos los partidos de fútbol, ah y toda la programación de canal cinco?)

Y no quiero hacerlos enfadar. Lo juro.

Se trata de ser justo, de no mentir, de no mal informar.

Por años he leído que no donan para que televisa no haga fraude con los donativos, que si los donativos son de millones de pesos, serán los mismos que televisa presente como deducible a hacienda y sin fines de cosas más.

Falso.

Si no te sientes seguro no dones en el boteo, ni redondees. Ve y dona al banco y pide tu factura deducible de impuestos, con eso tendrás la seguridad de que lo que donas no lo deducirá ninguna otra empresa.

Además Teletón mantiene un sistema de transparencia mediante la publicación de lo recaudado y lo facturado. Sumar y restar, cosas simples nada más.

¿No quieres donar al Teletón por qué no te “nace”? es perfectamente válido, te cae mal Lucerito o Loret de Mola, también se vale.

Lo que no se vale es la ignorancia…y tampoco fomentarla, por eso si estas en contra del teletón sé congruente e infórmate.

En Tijuana pueden comprar los chocolates y agua de la fundación Castro Limón, por el mismo precio que otras marcas y ayudan a la fundación sin sentirse robados.

Hay más instituciones aparte del Teletón ayudando y hay mucha gente que necesita esas instituciones, tú no, pero miles de niños sí.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
305 Comentarios en “Teletón.”