2012

Wal-Mart al sonoro rugir de la corrupción

Evil-WalMart Odio Wal-Mart. Cada vez que visito una de sus tiendas aquí en el gabacho siento como si un vampiro extrajera la energía vital de mi persona, no voy a negar que me siento culpable de visitar una tienda que trata a sus trabajadores como m*rda y les paga como tal. Wal-Mart una empresa depredadora de pequeñas empresas, un corporativo voraz con productos baratos hechos en China que extiende su desolación en todas las cadenas productivas que toca. Pero al mismo tiempo no me puedo quejar pues la culpa la tenemos nosotros los consumidores que en busca de ahorrar un poco de dinero terminamos visitando Wal-Mart.

Dicho lo anterior no me extraña la manera de operar de Wal-Mart en México donde al sonoro rugir de la corrupción Wal-Mart se ha expandido en zonas donde simplemente NO debería de estar. ¿Wal-Mart en Teotihuacan? ¿Wal-Mart en un pueblo “mágico”?

Al final de cuentas México en verdad se está modernizando… convirtiéndose en una versión tercer mundista de cualquier ciudad de los Estados Unidos.

Les dejo este articulo que recapitula muy bien la red de sobornos de Wal-Mart en México: http://www.proceso.com.mx/?p=328178

En abril de este año, The New York Times ofreció un primer y escandaloso avance de la investigación sobre las prácticas fraudulentas de Walmart, el gigante de tiendas de autoservicio, en territorio mexicano.

La información, proveniente del exabogado de la empresa Sergio Cícero Zapata, acusó a la trasnacional de haber sobornado con al menos 24 millones de dólares a distintas autoridades mexicanas para cumplir la meta de abrir una tienda por día en un año.

Cícero Zapata afirmó que los sobornos incluían a autoridades municipales del Estado de México y delegacionales del Distrito Federal, pero también a instancias federales de primer nivel.

En su edición del pasado lunes 17 de diciembre, el mismo periódico detalló cómo Walmart sobornó en 2003 y 2004 a las autoridades municipales de Teotihuacan, encabezadas por el alcalde Guillermo Rodríguez, para instalar una tienda Aurrerá en plena zona arqueológica. Hasta 114 mil dólares le entregaron al alcalde de origen perredista. El propio gobernador mexiquense en ese entonces, Arturo Montiel, se quejó de que “no había manera de frenar a Walmart”.

Con el primer escándalo, todos se rasgaron las vestiduras, incluido el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien afirmó que “no se vale hacer negocios a base de mordidas”, y afirmó que se sentía “muy indignado”.

La indignación de Calderón contrasta con la información del exalcalde de Cuetzalan, Manuel Morales Soto, quien se resistió junto con los habitantes de este “pueblo mágico” de Puebla a la instalación de un Walmart. Los habitantes y el Cabildo de Cuetzalan se opusieron firmemente a la instalación de una Bodega Aurrerá. Se enfrentaron a las autoridades de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), al gobierno de Mario Marín. Y al propio Calderón.

Morales Soto alguna vez les confió a sus colaboradores más cercanos que Calderón le llamó para presionarlo y autorizar la instalación de Walmart. ¿Recibió algún soborno el entonces primer mandatario? Difícil de acreditar. Lo cierto es que el jefe del Ejecutivo federal hizo de intermediario para apoyar a la cadena de súper tiendas.

Reporte Índigo y Nuevo Excélsior han publicado sendos reportajes donde se mencionan a algunos familiares de encumbrados políticos como funcionarios de la cadena, como Álvaro Arrigunaga Gómez del Campo, hermano de Javier Arrigunaga, ambos primos de Margarita Zavala, la exprimera dama; así como los hermanos del exefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, quienes trabajaron durante varios años para el corporativo.

Nota Completa: http://www.proceso.com.mx/?p=328178

Cortesía de Danny Boy

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
228 Comentarios en “Wal-Mart al sonoro rugir de la corrupción”