2013

Costará más el avión presidencial que la cruzada contra el hambre

nino-pobre La mitad de la población en México está en pobreza, y de esos, 2 de cada 3 viven (sufren) pobreza extrema.

Quienes hemos prestado atención al tema de la Cruzada Nacional contra el Hambre de Peña Nieto, notamos que cada seis años, eso sí con mucho bombo y platillo, se anuncia la erradicación de la pobreza en el país. Desde principios del siglo pasado como logro de la Revolución, y de Cárdenas a Calderón, pasando por el “Vamozzz México” de Martita, estos programas se han replicado sin éxito. La pobreza sigue ahí y se quiere erradicar como si fuera malaria. Quizá debamos preguntarnos, y responderles: ¿En qué la están regando los políticos?

Cuando se habla de gasto público apenas vemos la punta del iceberg. Por ejemplo, cuando Peña dijo en su discurso del lunes pasado en Chiapas: “Es inaceptable que (…) uno de cada tres chiapanecos padezca de pobreza extrema”, ¿a qué se refiere con “es inaceptable”?. Hoy sabemos, por muchos medios de comunicación y redes sociales, que hace unos meses se decidió en Presidencia de la República comprar un avión con costo de 750 millones de dólares. Vimos también que al presidente lo acompañaban todos los gobernadores del país, todo su gabinete ampliado y una serie de mitoteros y lambiscones que se desplazaron hasta Chiapas para el evento; y la pregunta es obligada: ¿van a combatir la pobreza alimentaria dispendiando tal cantidad de recursos así nomás para que los vean?

La mitad de la población en México está en pobreza, y de esos, 2 de cada 3 viven (sufren) pobreza extrema. Según la OCDE (http://www.oecd.org/els/socialpoliciesanddata/41527743.pdf) tenemos dos veces más desigualdad al momento de repartir la riqueza que países como Dinamarca. Cuando se compara la pobreza contra el gasto público, la única respuesta generalizada es la indignación. La cruzada contra el hambre involucra 70 programas sociales gubernamentales, pero si de verdad se quisiera tener un gesto de dignidad con el pueblo de México, se cancelaría la compra de tan cara aeronave y se presentarían las razones económicas de por qué no se adquiere, por ejemplo.

Y como si la pobreza y el hambre fueran temas de unos días sí y otros no… Ahora nos advierte Peña Nieto que “cada año, en algún mes, se llevarán a cabo acciones para sensibilizar a la sociedad mexicana sobre esta cruda realidad.” ¿Nos estará advirtiendo del despliegue mediático que harán fuerzas públicas y dueños de medios de comunicación para expiarse la culpa de su desigual nivel de vida comparado con el resto de los gobernados?.

En este y en el resto de los acuerdos del llamado Pacto por México nos queda todo por ver, aunque advierto que el PRI puede terminar demostrando ser lo mismo que los morales chicos del PAN.

Cortesía de Faromano

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
351 Comentarios en “Costará más el avión presidencial que la cruzada contra el hambre”