2013

¡Excomunión por un Tweet!

anti-twitterUn día como cualquier otro estaba leyendo las noticias en el Internet, cuando ví que la Iglesia Católica se estaba organizando para elegir al nuevo Papa. Tan sigilosos quieren ser, que ninguno de los Cardenales puede “tuitear” el proceso del cónclave, y quién lo haga será excomulgado, ahora si que ¡Hazme el chingado Favor!

Enlace: http://www.eluniversal.com.mx

Un antecesor de un religioso excomulgado que recuerde, es Miguel Hidalgo, ¿Pero que es una excomunión? En la Iglesia católica es: La expulsión de alguien de la comunidad de los fieles y del uso de los sacramentos por parte de la autoridad eclesiástica.

Investigando un poco, encontré la excomunión de Miguel Hidalgo, (es un poco larga pero vale la pena leer) que dice textualmente:

” “Por la autoridad de Dios Todopoderoso, el Padre, Hijo y Espíritu Santo; y de los santos cánones, y de la Inmaculada Virgen María madre y nodriza de nuestro Salvador; y de las virtudes celestiales, ángeles, arcángeles, tronos, dominios, papas, querubines y serafines y de todos los santos patriarcas y profetas; y de los apóstoles y evangelistas; y de los santos inocentes, quienes a la vista del Santo Cordero se encuentran dignos de cantar la nueva canción; y de los santos mártires y santos confesores, y de las santas vírgenes, y de los santos, juntamente con todos los santos elegidos de Dios, lo excomulgamos y anatematizamos, y lo secuestramos de los umbrales de la iglesia del Dios omnipotente, para que pueda ser atormentado por eternos y tremendos sufrimientos, juntamente con Datán y Avirán, y aquellos que dicen al Señor, ¡Apártate de nos! otros! porque no deseamos uno de tus caminos y así como el fuego del camino es extinguido por el agua, que sea la luz extinguida en él para siempre jamás. Que el Hijo, quien sufrió por nosotros, lo maldiga. Que el Espíritu Santo, que nos fue dado en nuestro bautismo, lo maldiga. Que la santa cruz a la cual ascendió Cristo por nuestra Salvación, triunfante de sus enemigos, lo maldiga. Que la santa y eterna Virgen María, madre de Dios, lo maldiga.”

“Que todos los ángeles y arcángeles, principados y potestades, y todos los ejércitos celestiales, lo maldigan. Que San Juan el precursor, y San Pedro y San Pablo y San Andrés y todos los demás apóstoles de Cristo juntamente, lo maldigan. Y ojalá que el resto de sus discípulos y los cuatro evangelistas, quienes por sus predicaciones convirtieron al mundo universal, y ojalá que la santa compañía de mártires, y confesores, quienes por sus santas obras se han encontrado agradables al Dios Todopoderoso, lo maldigan. Ojalá que el Cristo de la Santa Virgen lo condene. Ojalá que todos los santos desde el principio del mundo y todas las edades, quienes se hallan ser los amados de Dios lo condenen; y ojalá que los cielos y la tierra y todas las cosas que hay en ellos, lo condenen. Que sea condenado donde quiera que esté, en la casa o en el campo: en los caminos o en las veredas; en las selvas o en el agua, o aún en la iglesia. Que sea maldito en el vivir y en el morir; en el comer y el beber; en el ayuno o en la sed; en el dormitar o en el dormir; en la vigilia o andando; estando de pie o sentado; acostado o andando; mingiendo o cancando y en todas las sangrías. Que sea maldito interior y exteriormente. Que sea maldito en su pelo. Que sea maldito en su cerebro. Que sea maldito en la corona de su cabeza y en sus sienes, en su frente y en sus oídos; y en sus cejas y en sus mejillas; en sus quijadas y en sus narices; en sus dientes anteriores y en sus molares; en sus labios y en su garganta; en sus hombros y en sus muñecas; en sus brazos, en sus manos y en sus dedos. Que sea condenado en su pecho, en su corazón, y en todas las vísceras de su cuerpo. Que sea condenado en sus venas, en sus músculos, en sus caderas, en sus piernas, pies y uñas de los pies. Que sea maldito en todas las junturas y articulaciones de su cuerpo. Que desde la parte superior de su cabeza hasta la planta de sus pies, no haya nada bueno en él. Que el Hijo del Dios viviente, con toda la gloria de su majestad, lo maldiga, y que el cielo con todos los poderes que hay en él se subleven contra él, lo maldigan y lo condenen.” “Amén. ¡Así sea! Amén”.

Este edicto de excomunión fue dado a conocer al Padre de la Patria el día 29 de Julio de 1811, antes de ser pasado por las armas.”

¿Que quiere decir esto? Bueno, que si a alguien se le ocurre twittear el cónclave para adelantarnos el chisme, su alma se pudrirá en las llamas del infierno por los siglos de los siglos tal como arriba se lee… o hasta que el infierno se apague, que con estas cuentas de gas no ha de faltar mucho.

Ahora bien, no soy religioso ni nada, pero ¿A que clase de Dios amoroso se le ocurriría condenar a una persona por los siglos de los siglos solo por adelantarnos el chisme de algo que todo mundo se va a enterar?

Me parece un absurdo las medidas tomadas en una iglesia, deberían de excomulgar a aquellos sacerdotes violadores de niños, a aquellos que estafan a los feligreses, no a aquellos que se les ocurra lanzar un Tweet, ya se parecen a la Justicia mexicana, aplican la “Justicia” en donde no debería de aplicarse.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de El iluminado

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
130 Comentarios en “¡Excomunión por un Tweet!”