2013

Yo soy de los rateros de seguros Bancomer

seguros-bancomer Me decidí a escribir esta entrada ya que me he cansado de leer las quejas sobre seguros Bancomer. No, esperen, las quejas no son sobre Bancomer, sino sobre los “rateros” que venden seguros.

Bueno, yo tenía 16 años cuando hice mi examen para entrar a la preparatoria, tuve 87 aciertos y no me asignaron lugar. Un día recibí una llamada de una conocida de mi señora madre, la buscaba para ofrecerle trabajo, como ella no se encontraba me hizo la oferta a mí. Resulta que estaba iniciando con un call center mal establecido y necesitaba personal. Yo cansada de ser “nini” acepte.

En un departamento pequeño había unas cuantas mamparas viejas, teléfonos y hojas con números. Solo había una computadora en el escritorio de la jefa, claro.

Se trataba de vender un Respaldo seguro para hospitalización Bancomer. Nos entregaron a mí y a mi novio (él también tenía 17 años) unas carpetas y se nos indicó que llamáramos y repitiéramos el script de la carpeta, jamás nos dieron datos sobre el producto que ofrecíamos y demás.

Éramos ocho personas aproximadamente y entre nosotros hacíamos venta y validación.

No tenía sueldo base, por lo que los doscientos pesos que me pagaban por venta estaban bien.

A los pocos meses deje ese trabajo, porque mi voz estaba en esas grabaciones donde pausas y pones play a tu conveniencia. Lo deje por mi seguridad y por ese cargo de conciencia que sentía cada que alguien me decía “No me mienta por favor señorita, ¿De verdad lo bonifican a los tres meses? Por qué yo no tengo dinero …”

Ahora tengo 18 años y trabajo en Atento, CANCELANDO seguros Bancomer.

Lo sé, apesta.
Y si se preguntan ¿Por qué?

Pues porque tengo que pagarme la escuela y es un trabajo con horario flexible y de lunes a viernes, de los pocos donde te reciben sin experiencia, más bien el único donde me recibieron.

Si, nosotros escuchamos todas sus quejas por 7 horas, donde tenemos 40 minutos de descanso distribuidos entre comida y baño.

Hay días donde las llamadas son una tras otra sin parar y tu supervisor está gritando “Rápido con la llamada que tienes no sé cuántas en espera”

Y para colmo tenemos que hacer labor de retención.

Ósea, la gente te está mentando la madre por que la engañaron y quiere que le devuelvan el dinero y tú tienes que decirle “Comprendo su molestia, pero lo invito a que deje su póliza vigente porque es una excelente opción” ¿Y qué pasa si no hacemos eso? Nos sacan 50 en calidad y nos quitan un bono por productividad. Tenemos que soportar las groserías y decir los argumentos que la computadora nos marca, como si no escucháramos al cliente gritándonos “cállate”.

Por qué si la computadora dice que digamos cuatro argumentos, hay que obedecer. Entonces tenemos que convencer a la gente de que conserve sus pólizas en los menos minutos posibles para que no nos quiten calidad.

Y encima no falta la señora que te grita “Llevo dos horas tratando de comunicarme y la grabación dice que los asesores están ocupados, ¡Claro! Han de estar bien ocupados” o el idiota que cree que no le vas a bonificar los cargos por que tú te quedas el dinero que le cobraron.

¡Por favor!

¡Nos pagan $1600 a la quincena!

Bancomer es quien dicta “después de los 90 días si la tarjeta es Bancomer o 30 días si es de otro banco no se bonifica”

Y pues así está la cosa.

Como sabemos no hay muchas oportunidad de trabajo y menos de escuela para los jóvenes en México ¿Que nos queda?

Nosotros somos gatos de Bancomer, ellos son quienes traicionan a sus clientes.
Nosotros obedecemos órdenes, ellos son quienes solapan todos esos fraudes.

Y la gente diciendo que nosotros ensuciamos el nombre de Bancomer
¡Hazme el chingado favor!

Piensa dos veces antes de llamarle ratero a alguien que solo está tratando de sacar dinero para poder ir a la universidad.

Cortesía de FanyTurner

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
245 Comentarios en “Yo soy de los rateros de seguros Bancomer”