2013

Chiste de viernes – Un marido sin control

espososLa señora, medio dormida en su cama, escucha cuando llega su marido del trabajo y siente como él la acaricia suavemente, casi de manera furtiva, como recorriendo suavemente la periferia de su cuerpo. Ella siente cómo su cuerpo reacciona inmediatamente a las caricias. El marido toma sus manos y las recoge, mete una de sus manos por su espalda y llega atrevidamente hasta sus redondeces.

En este momento, la señora está que arde, jadeante y deseosa. Entonces, sus piernas son abruptamente levantadas. La mujer siente que la pasión perdida por años ha regresado y le encanta sentir cómo su hombre apoya sobre ella todo su peso. La enerva sentir en su nuca el aliento calido de su marido. Ella se prepara, levanta las caderas; separa y flexiona sus piernas y se dispone a ser tomada, cuando de pronto su marido suelta sus piernas, gira sobre sí mismo y se acomoda en su lado de la cama.

La mujer, asombrada y respirando hondamente pregunta: “¿Qué pasó?”

Él responde: “Ya.”

“¿Ya qué, grandísimo cabrón?”

“Ya duérmete, mi cielo. Ya encontré el control remoto.” ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Jesuskaoz

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
163 Comentarios en “Chiste de viernes – Un marido sin control”