2013

Quitarle el poder al narco…

narcotrafico-1Saludos banda hazmechingalera. De toda mi vida, he vivido en el bello estado de Tamaulipas, donde actualmente estamos a merced del crimen organizado en toda la extensión de la palabra, por un lado el pinche gobierno federal (y el estatal) que anda jodiéndonos con sus políticas y por otro lado, el brazo armado “extraoficial” de el mismo gobierno: los narcos. Pero bueno, eso sucede ya en varias partes de México y el avance de los narcos como gobierno de facto en el país es un hecho. Lo que les quiero compartir es una reflexión que hice con mi ex novia con quien me llevo todavía a toda madre y es la siguiente: ¿cómo quitarle el poder a los narcos?

Lo primero que hay que saber es que el narcotraficante promedio en México a duras penas terminó la primaria, o sea, son ignorantes y fácilmente influenciables, amantes del dinero rápido (NO existe tal cosa como el “dinero fácil”) y con ganas de tener autoridad o poder para tratar a los demás con la punta del pie.

Otra cosa que es muy común entre ellos es el deseo de hacerse notar. (Para mayor referencia, hay un buen articulo aquí: http://hazmeelchingadofavor.com/2010/05/05/personalidad-de-los-narcos/)

Es un secreto a voces que muchos cantantes del género grupero reciben generosas dádivas de parte de algunos criminales para que interpreten canciones o corridos donde enaltezcan sus acciones y es allí a donde quería llegar con esto. ¿Qué pasaría si a nadie le importara un reverendo sorbete lo que ellos hicieran?

En los narco-corridos, los sicarios son glorificados como personas “valientes, trabajadoras, leales, nobles” y demás adjetivos muy alejados de la realidad. Basta ver cualquier página de noticias para darnos cuenta que son todo lo contrario. Si en verdad fueran valientes se irían derechito a la zona militar más cercana a agarrarse a balazos con los soldados, pero no. Ellos solo se van sobre la gente que está más indefensa y desprotegida, es decir, la población civil. ¿Qué tiene de glorioso ir armado hasta los dientes para secuestrar a un humilde comerciante de 50 años o rafaguear una casa donde hay niños indefensos? Esto jamás se menciona en los narco-corridos, ¿o sí? Aquí en mi ciudad es de todos conocido quien es el mero-mero del cártel local y es un gordo que se cree galán, siempre anda acompañado de una o dos jovencitas muy guapas (las cuales sucumben fácilmente ante el encanto del dinero y el poder) y es de todos sabido que una de sus exparejas acabó muerta por atreverse a andar con otro después de que él la mandara a la fregada, con la consabida frase de “una vez que eres mía ya no puedes ser de nadie más”.

El crimen organizado tiene muchos puntos débiles y en donde más les duele NO es en la economía, sino en el miedo que ejercen sobre la población y la admiración que muchos parecen tenerles. Los chavitos y chavitas que se la pasan escuchando narco-corridos y asistiendo a los bailes gruperos (muchas veces patrocinados por el mismo crimen organizado) solo eternizan el problema. Es tan ridículo como irle al América y pasársela todo el día escuchando el himno de las Chivas, así es, igual de ridículo. ¿Quieres que el crimen organizado pierda poder? Deja de imitarlos. Deja de beber “buchanans” por moda, deja de apoyar la música que ellos patrocinan, deja de asistir a sus eventos, deja de comprar pinche piratería que ellos controlan (si en realidad quieres, necesitas o TE URGE una película o canción, pídele a alguien que te la baje de internet!), deja de glorificar el estilo de vida del narcotraficante, no quieras parecerte a ellos y verás como ellos mismos se sentirán ridículos e ignorados. O si lo prefieres, sigue alimentando el creciente ego y el poder de los narcos, que cuando te maten a un hijo o te secuestren te consolarás escuchando narco-corridos. ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de -Edi-E

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
111 Comentarios en “Quitarle el poder al narco…”