2013

Malditas Domésticas

daniel_bisognoResulta que el comentarista de espectáculos Daniel Bisogno, publicó en un periodicucho una columna titulada “Malditas domésticas”, en la cual increpa de manera general a dichas empleadas utilizando términos como “mocitas, malditas malnacidas, malditas domésticas abusivas, encajosas y rateras”. Pero afortunadamente, en nuestro México querido, tenemos héroes y no pedazos. Por supuesto, no faltó la presidenta de la Comisión de Equidad y Género, Martha Lucía Mícher Camarena, saltando a defender a su muchacha Lupita, solicitando a su Mesa Directiva, exigirle al rufián en cuestión, una disculpa a todas las agraviadas. Y desde luego que tampoco tardó quien le hiciera eco en su honrosa petición, en tanto que el coordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal Ávila, dijo en tribuna al Pleno la intención de su fracción de presentar una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Se necesitan menos de dos dedos de frente para saber que el pendejazo del Bisogno no es más que eso… Un pobre mono cilindrero, que come de la manera más denigrante posible: vendiéndose así mismo. Le pagan por ofender, por burlarse, por discriminar, por fomentar estereotipos. Lo que nosotros conocemos como “mierda de persona”, el lo reconoce como trabajo. Y eso no es lo más triste, lo peor, es que su casa televisora lo conserva así, y hasta me atrevo a opinar que le exigen mantenerse sobre esa línea, porque es lo que vende. Personajes mediocres como él, las lavanderas, platanito y un sin número de pobres diablos que han vendido su alma al “entretenimiento polémico” por unos pesos, siguen alimentando el rating. Pero, mientras exista demanda, seguirá habiendo oferta. Mientras a la prole le divierta, Bisogno seguirá convirtiendo sus frustraciones e inseguridades en material de trabajo.

Bueno, de ese ya ni la pena merece. Lo que si me encabrona, son las posturas de los otros dos servidores públicos. Las empleadas domésticas si necesitan defensa alguna, es en sus derechos laborales. ¿Cuándo uno de estos recabronsísimos se ha preocupado por mejorar las condiciones de trabajo de este sector en particular? ¡Ah!, pero salen al ruedo desenvainando la espada de la equidad y justicia, para pedirle una disculpa a alguien que de seguro, de razones no entiende, desquitando así el sueldazo del mes, haciendo de este país mejor, un culero a la vez. Eso, o cuando leyeron “malditos abusivos, encajosos y rateros” se sintieron aludidos y por eso el pancho.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
370 Comentarios en “Malditas Domésticas”