2013

Vivir con miedo (historia real)

miedo-mexico Aún recuerdo como si fuera sido ayer ese 27 de octubre del 2012… me desperté temprano para hacer las labores pendientes de la casa… Impermeabilizar el techo, bañar a mis dos leales perros ya que era su día de ducha, preparas mi almuerzo y alistarme para ir a mi trabajo.

Llegue a las instalaciones de mi trabajo, el cual es de sector salud, en el que día a día entran y salen los pacientes con sus dolencias y achaques, algunos solo para pedir la discapacidad y poder ir a visitar a ese compadre que les invita las cervezas. Recuerdo que ese día no salió programada ninguna cirugía para mí, así que realice la consulta, termine de atender a los pacientes y a las seis de la tarde me retire con un pase de salida para poder llegar a casa a terminar pendientes…

Al llegar a mi casa me di cuenta que ese día era día de ensayo ya que hasta la fecha dirijo el coro de una iglesia católica, para salir un poco de la rutina, así que me di un baño me cambie y me dirigí a la capilla donde ensayamos. En el camino nunca me percate que me seguían y a unas cuadras de llegar a mi destino se me cerro una camioneta color negro y a mi lado se paró una Windstar color verde, me bajaron de mi vehículo, me subieron a la camioneta negra y me esposaron de la muñeca izquierda a una viga que traía la camioneta adentro, Y empezó a avanzar, durante el camino me preguntaron mi nombre el cual di completo, me preguntaron a donde me dirigía y les conteste que iba en camino al ensayo del coro, entonces se presentó, era el Agente M******* del Ministerio Público y me pregunto “¿Pues en que pedo andas metido? yo le conteste -No lo sé…

Entonces hablo a su comandante para decirle que llevaban a alguien, entonces me di cuenta que ni siquiera sabían quién era, y me llevaron a la comandancia del Ministerio Público de mi ciudad, en la cual me bajaron, me esposaron de ambos brazos y me presentaron ante el comandante, el cual me acusaba de un doble homicidio en el cual tenían pruebas, huellas y testigos de que yo había sido, de que me habían visto ir a amenazar un fin de semana antes (cabe mencionar que los fines de semana comúnmente hago guardias en mi trabajo ya que soy soltero y pues aprovecho el tiempo para ganar un poco más de dinero), y entonces me pregunta uno que porque estaba nervioso y le conteste -Como estaría usted si en sus labores cotidianas de pronto se lo llevan así como así y descubre que lo acusan de algo que no cometió?, entonces me dijo el comandante -Entonces tu no fuiste? yo le dije que no le comente donde trabajo y lo que hago en mi tiempo libre porque él también me achacaba que estaba huyendo y que el 19 de octubre apenas acababa de regresar, entonces dijo “Si no eres entonces Vas a serlo”, me pararon de la silla donde me tenían sentado frente al comandante y me condujeron a un cuarto en el cual aún esposado me hincaron y todo comenzó…

Dos bolsas plásticas de una cadena comercial conocida fueron colocadas en mi cabeza impidiéndome ver y dificultándome la respiración entonces siguieron las acusaciones y cada que yo les respondía que no había sido yo (cabe mencionar que si conocía a las dos personas que asesinaron más sin embargo tenía más de dos meses que no sabía de ellos, a ellos los ejecutaron el domingo 7 o el lunes 8 de octubre) apretaban las bolsas para que no pudiera tomar aire… Continuaron asfixiándome por lapso de aproximadamente 20 minutos entonces a la ya comenzada tortura agregaron golpes debajo del esternón o más conocido la boca del estómago y con pañuelos mojados cubrían mi nariz y boca por encima de las bolsas… me permitían realizar dos o tres respiraciones sin las bolsas y volvían a hacer lo mismo… Entonces en ese momento me sentí perdido… Ya que soy creyente rogué a Dios que si el deseo de los agentes era matarme, que a pesar de que no he sido un santo en esta vida, me permitiera estar en el paraíso… 45 minutos de tortura…

Mi cuerpo ya no resistía más… estaban a punto de terminar con mi vida estaba a punto de desfallecer cuando el agente L**** dijo déjalo que agarre aire… entonces me quitaron las bolsas y salieron… me dejaron encerrado 10 minutos en ese cuarto entonces el Agente L**** entro y me dijo “Crees en Dios?” le conteste que sí y volvió a hablar “Pues entonces reza, porque para nosotros tu no fuiste pero falta que nuestro comandante te deje ir…” me sacaron del cuarto para que tomara aire y entonces comenzaron a platicar conmigo, me contaron que una licenciada vecina mía a la cual no le hablo, esto por que salió de pleito con mis papas por una tontería de ella, me había acusado del doble homicidio y que por eso me habían llevado, ella les contó que yo no trabajaba, que estaba de zángano viviendo a costa de mis padres y que yo estaba huyendo de la ciudad porque yo era el responsable de los hechos… entonces callaron… uno de los dos agentes se retiró de la oficina y me quede con otro y comenzó a jugar en la computadora… 30 minutos y aun en la oficina… entonces llego el comandante que muy plácidamente venía con un mondadientes en la boca y volvió a hacerme las acusaciones… me pregunto que por qué tenía moretones en la cara, le dije que por el método que habían usado para hacerme culpable… entonces hablo a uno de los agentes, le dijo unas cosas en privado y le entrego las llaves de mi coche junto con mi celular.

Me pidieron por favor olvidara lo sucedido esa noche y que contara con ellos para cualquier tipo de protección… me dieron sus números de celular y de la comandancia y me llevaron al lugar donde me habían levantado… en agradecimiento los invite a comer lo cual accedieron… y entonces llegue a casa… se realizó la reunión acordad en gratitud a que decidieron que no era yo el culpable y desde ese día empecé a vivir con miedo… vivo con miedo de que como leí en este blog “la justicia necesita un culpable”, decidan llevarme preso simplemente por las acusaciones de una persona que ni siquiera sabe nada de mi vida….

Sé que parece una historia salida de una película de cine mexicano pero es la realidad que se vive en nuestro país… el país donde el culpable es inocente y el inocente culpable… la realidad que me tocó vivir… una realidad que gracias a Dios sigo vivo para poder contarla.

Cortesía de Nammu

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
136 Comentarios en “Vivir con miedo (historia real)”