2013

Horrores ortográficos

errores-ortograficos Hola banda, aquí esperando publiquen este aporte sobre dos anécdotas de cuando trabajé como encargado de un cyber café. Como todos saben, los horrores de ortografía son el pan de cada día, gente que no sabe cuál es la “B” labial o la “V” labio-dental ni la diferencia entre una y otra, ni hablar de los acentos y la ausencia de los signos ortográficos. Muchos decimos que es porque la gente no lee, porque no tiene ese hábito, pero también tiende a ser culpa de muchos padres de familia que no hacen responsables a su hijos o que creen que uno porque trabaja en un cyber café pueden venir a ensartarles la tarea de los hijos o que es parte de nuestro trabajo taparles la irresponsabilidad y la huevonería.

Llega un señor con su hijo de unos 10 u 11 años de edad, le habían dejado de tarea investigar unos temas, pues bien, llega con la libreta del niño y me pide, en un tono algo prepotente, que le investigara esos temas, que se los pasara a Word y los imprimiera, que no olvidara las imágenes y sin faltas de ortografía, eso fue el primer HECF. Yo le contest al señor, lo más amable que pude, que mis deberes no cubrían el tener que investigar ningún tema, que si él investigaba y me traía todo escrito a mano, con gusto podría capturar el texto en el procesador de texto e imprimirlo, con su respectivo pago por adelantado. El señor me respondió molesto que el otro encargado ya se lo había hecho antes, le respondí de nuevo que si él lo hacía es porque es su decisión mas no estamos obligados porque simplemente no es parte de nuestras obligaciones, todo amablemente, nunca perdí la paciencia.

El señor se retiró del lugar muy molesto y amenazo con reportarme con mi jefe, obviamente mi jefe le dijo que efectivamente, no era nuestra obligación hacer ese tipo de trabajos porque es fomentar la irresponsabilidad y la flojera, puesto que es responsabilidad de los padres el ayudar a los hijos a hacer la tarea, no buscar quien se los haga. Así como este tipo me llegó una señora. Cuando lo pensé solté otro HECF, ¡Carajo! Que los padres fomenten la huevonería a sus hijos de esa manera y les den a entender que cualquier trabajador tiene la obligación de cumplirles todos sus berrinches y caprichitos, luego se andan quejando cuando el hijo abandona la escuela o fracasa en ella, no les enseñan nada útil en la vida.

El otro ejemplo fue un señor, ya con algunos años encima, calculo unos 50 años, con un estilo de escritor, parecido a Monsivais pero con cabello largo en cola de caballo. Llegó con unas 5 hojas en las que había escrito por ambos lados, me pidió que si por favor podía capturárselos e imprimírselos, a lo que respondí que sí, que si gustaba podía volver más al rato, pues tenía dos máquinas que estaba arreglando, me respondió que le urgía y que esperaría, no me quedó de otra que empezar a transcribir el texto en ese momento. No es por presumir, pero tengo buena ortografía, por lo que al ir escribiendo le fui corrigiendo los errores ortográficos, que tenía bastantes y parecido a los de un niño de primaria, como por ejemplo “hignoransia”, “haiga”, “avia”, “ay (de haber)” entre otras joyitas más.

Lo que me hizo decir el primer HECF del texto que transcribía es que se trataba de un discurso en la que se invitaba a luchar en contra de la ignorancia, promoviendo la lectura, ayudar a los hijos en la escuela, bonito discurso contra la “hignorasia” plagado de horrores ortográficos.

Cuando le entregué las hojas impresas con los errores corregidos, vi que sacó un lapicero y empezó a leer lo impreso, noté que empezó a rayar algunas partes, cuando terminó me devolvió las hojas y me pidió que le corrigiera lo subrayado, no podía creer que tuviera tantos errores, cuando vi lo subrayado fue cuando dije mi segundo HECF (y rechingadísimo favor), eran todas las palabras que le había corregido, que dijo y lo escribo a como me lo dijo: “Podría, por favor, corregir lo que subrayé, escríbalo tal cual está escrito en las hojas SIN ERRORES” (o_O) obviamente “corregí” las palabras y se lo imprimí con todos sus horrores ortográficos y el señor se fue feliz a dar su discurso contra la “hignoransia”. ¡Joder! En serio que te encuentras con cada personaje en este mundo.

Cortesía de aBetoPM

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
95 Comentarios en “Horrores ortográficos”