2013

Contra la enchilada de chile

chile Que tal raza, segurísimo que a muchos de ustedes les ha pasado. Me estaba preparando unos taquitos, en eso corto con mis manitas unas rajitas de chile habanero, se las pongo, me chingo mis tacos y todos felices. Antes de dormir voy al baño a echarme una firma y ¡oh oh oh Dios, pero que pendejo soy!! Me encuentro ante un caso de chile enchilado en fase 5 (la más cabrona). No me había lavado bien las manos desde que corte los chiles habanero y cuando me agarre el chile para orinar aquello ardía y quemaba como no tienen idea, empiezo a gemir y retorcerme en el baño, mientras me veía al espejo y no paraba de auto pendejearme.

Mi vieja se percata de la situación de emergencia y me brinda el mejor de los apoyos diciendo: “Ay pobrecito”. Intente de todo, agua, jabón, leche, aceite, crema, hielos, busque en Google, ¡NADA! Nada detenía la inclemencia del habanero. Así que sin más opciones, le digo a mi vieja: “Reina, tenemos que subirnos al guayabo”. En verdad que no se me ocurrió nada mas (bueno, la otra opción era mochármelo), a lo que ella responde: “Jaja, ni de loca”. Pero insistí y al ver mi sufrimiento por fin accedió. En verdad raza, esto no está documentado medicamente pero se los juro que funciono. Subirse al guayabo es la mejor solución contra un caso de enchilada de chile fase 5.

Cortesía de Luis

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
135 Comentarios en “Contra la enchilada de chile”