2013

Sobre la apatía laboral en la peor empresa

20130517-101542.jpg¿Alguna vez has tenido un sueño tan hermoso que al despertar jurabas que era realidad? ¿Y qué si ese sueño era cambiar el mundo y en el camino olvidaste como soñar?

Yo tengo un trabajo, un gran trabajo. Trabajo para una empresa cuyo nombre quizás les suene familiar. Qué empresa es y a qué se dedica no es realmente importante. El problema es que en el camino de la vida a muchos de sus empleados se les olvidó que nacimos para morir y aquel que quiere vivir debe de servir, por que si no sirves para servir entonces para qué sirves.

Tenemos muchos valores muy buenos, así como valores muy malos, que están muy arraigados a nuestra cultura mexicana; valores como lo son el machismo, la homofobia, el cinismo y muchos más. Pero antes que nada somos humanos y como errar es humano, en la vida aprendemos por que nos equivocamos.

Entre tanta apatía laboral es difícil querer cambiar, por que como si fuera la Matrix, tus compañeros de trabajo se convierten en un Agente Smith que a costa de estigmatización, abucheo, burla y marginación buscarán diferentes medios para expulsarte de su Matrix.

Pero no debes guardarles odio, recuerda que ellos ya vivieron y como dijo Jean Jacques Rosseau “El hombre es bueno por naturaleza” y ellos hacen lo que creen correcto, lo hacen por tu bien y aun así te hagan daño no lo hacen malintencionadamente.

Tú podrías saber de qué empresa hablo, quizás te duela que la gente se exprese de ella como “la peor empresa” del país. Pero recuerda que desde el momento en que trabajamos nuestra identidad es la identidad de tu trabajo, haces un juramento, por que no sólo trabajas por tu empresa, lo haces por tu familia, tus hijos, quizás para regalarle el anillo de compromiso al amor de tu vida. Muchas cosas son las que le debes a tu trabajo y lo has descuidado.

No te preocupes, todos hemos pasado por ahí, recuerda que en la vida todos nos caemos para aprendernos a levantar y yo creo que tú puedes hacer la diferencia.

Lo digo por que tú eres como yo, quizás eres varón, mujer, tal vez homosexual. Puedes ser católico, pentecostal, mormón, ateo o testigo de Jehová… quien sabe, quizás musulman. Todos alguna vez soñamos con cambiar el mundo, pero en el camino vimos un mundo lleno de gente apática y aprendimos a ser apáticos.

Tengas 20 o 56 años, sigues siendo tan ser humano como cuando eras joven. Sigues aprendiendo y los malos hábitos se aprenden.

Tú no engañas a tu jefe, ni a tus compañeros, ni a tus clientes.
A quien engañas es a ti mismo, a tu familia, a tus hijos y al amor de tu vida, al que quizás aun estás por conocer.

Cuida tu trabajo, valóralo, recuerda que mientras peleas en el Centro de Trabajo allá afuera hay gente que requiere urgentemente de tus conocimientos.

Si, tú ya sabes de qué empresa hablo y te quiero decir que no todos somos apáticos, no todos cobramos, no todos nos escapamos a las cantinas, ni a jugar futbol en horas de trabajo.

Algunos aun queremos soñar y yo sueño con un mundo que puede mejorar, por eso estoy empezando por mi, dando el buen ejemplo.

Si trabajamos juntos, viviendo siempre de manera honesta, pronto seremos mayoría.

Haz las cosas bien, que quede bien a la primera, por que recuerda que de tí depende que el comerciante pueda solicitar su mercancía al proveedor, que los novios platiquen por horas sentados en el mueble o que los padres se sienten con sus hijos a hacer la tarea.

Aun no has hecho todo lo que has podido. Aun sigues vivo, puedes dar más de tí y si los clientes que atiendes ven que aun cuando te hablan golpeado y te piden las cosas de mala manera les das un trato amable, humilde y desinteresado… quizás ellos te empiecen a imitar y tus hijos puedan despertar en un mundo mejor.

Yo no sé como vaya a terminar esto, sólo sé cómo va a empezar y déjame decirte… que vale la pena luchar.

Recuerda que cuando morimos dejamos huella en la historia de la humanidad…

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Otro empleado de la peor empresa

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
420 Comentarios en “Sobre la apatía laboral en la peor empresa”