2013

¿Denunciar para qué?

justicaInicio con esta pregunta porque recientemente (hace menos de 12 horas) acabo de pasar por situaciones peligrosas, fui e hice mi denuncia y no tengo el derecho de por lo menos ser parte de las estadísticas, un dato crudo en las estadísticas de la vulnerabilidad de la población. En particular de la “comunidad” LGBTTTI. (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual)

Pues bueno, mi historia es más o menos así:

Es bien conocido que los homosexuales frecuentan los encuentros casuales con gente desconocida (no todos, hay quienes saben tener una vida estable y sin peligros), cuya única referencia es una platica en un chat, que con suerte, se extendió por una hora.

Pues bueno, mi caso no fue la excepción.

Aclaro que para mí es difícil hablar de esta situación, mi homosexualidad es conocida entre la mayoría de mis amigos, pero a mis familiares nunca les he dicho nada. Aunque no creo que no sospechen. Entre mis amigos solo aquellos que considero más cercanos saben de las aventuras casuales que he llegado a tener.

No se si esto sea leído por alguno de ellos, pero no encontré una forma anónima de poderme expresar.

Pues bueno, conocí a una persona por internet, una platica casual en la que hablamos de cosas comunes, el clima particularmente, ya que vivo en La Paz BCS y hacía calor por la tarde. Quedamos en que el día, aunque nublado, estaba muy bien como para ir a tomar unas cervezas a la playa. Como no tenía nada mejor que hacer en el momento quedé de pasar por él e ir a la playa a tomarnos unas cervezas.

De camino a la playa “El Tecolote”, que se encuentra a unos 25km del centro de la ciudad, charlamos y todo parecía ser en confianza. No presté atención a carros que vinieran tras de mí. Total que llegamos a la playa al rededor de las 8pm, a la caída del sol. Abrimos una cerveza cada quién y seguimos platicando normalmente. Dijo que le daban ganas de meterse al agua y nadamos solo unos minutos porque a percepción de los dos el agua estaba fría.

De regreso de la playa como a eso de las 9:30pm al pasar por un lugar de dunas, transitaba yo con las luces altas, no me percaté de la presencia de un carro entre las dunas y el coche me hizo cambio de luces, inmediatamente bajé las luces solo a los faros, para pasar y no molestar a quién se encontrara ahí. A los ~20m que pasé del carro este arrancó y nos siguió. Desde ahí comencé a sentir algo de temor por lo que aceleré el carro a lo que la persona que venía conmigo me dijo “tranquilo, no te aceleres” una vez pasado el puerto sentí que el carro lo había dejado atrás y disminuí mi velocidad.

Llegando a la ciudad me dijo que quería pasar a su casa por unas cosas a lo que accedí a llevarlo, no lo dejé frente a su casa porque la calle daba sentido contrario y lo esperé en la esquina, o sea que no vi realmente donde llegó.

Regresó y me dijo que si queríamos podíamos ir a una casa que el tiene en una de las colonias marginales de la ciudad. Yo había tomado confianza y accedí.
Una vez en su casa bajamos las dos cervezas que restaban y nos pusimos a ver tele. De pronto nos besamos y, tal cual la palabra, fajamos.

De pronto sacó un calcetín enredado con un una bolsita que contenía droga y se puso a fumar cristal (a foquearse pues). El hecho no me pareció del todo peligroso, pues en mi vida he conocido gente de todos tipo y con muchos vicios, y pues cada quien su vida, a mi parecer; pero yo trato de evitar ingerir sustancias nocivas. En el calcetín enredado se veía que había mucha droga; cosa que no pude evitar preguntar a lo que me dijo que tenía aproximadamente 5mil pesos de cocaína en la bolita esa.

Me asusté y le dije que prefería no tener problemas con esas cosas, que si era su modo de vida me parecía bien, pero que a mi eso me asustaba y prefería que mejor nuestro encuentro terminara ahí. Para no hacer el cuento largo terminó en una situación que sentí peligrosa y terminé perdiendo casi 600 pesos para poder irme a mi casa. Afortunadamente estoy bien, sin daños físicos ni materiales, además de los casi 600 pesos perdidos.

Aquí es donde mi miedo se empieza a convertir en coraje. Con mis locas ideas del auto que nos seguía, sus constantes llamadas telefónicas avisando su localización y la situación de las drogas me asusté bastante, pues siento que tanto mis datos con la empresa de telefonía celular, como los datos de mi carro en Transito Municipal NO están del todo protegidos. Llegue a sentir vulnerabilidad hacia mi persona y mi familia.

Me tragué la pena de ir a realizar una denuncia, llamé al teléfono de emergencia para solo perder una hora esperando respuesta. Yo realmente no quería denunciar el robo ni la posesión de drogas, yo esperaba que hubiera gente que me pudiera asesorar para sentir que mi seguridad no estaba vulnerada (Extorsiones o similar). Total que terminé yendo al ministerio público en persona.

Me atendió el comandante en turno y me hizo darle lujo de detalles de lo ocurrido, lo cual con el miedo que tenía en ese momento no dudé en hacer.

La platica al menos me sirvió de terapia para darme cuenta que lo más seguro es que no había pasado de una persona con mucha labia que me había hecho creer muchas cosas y que al final me quitó dinero.

Le comenté que ya me sentía más tranquilo y que asumía que había sido un problema subconscientemente buscado (vamos, sé que me puse yo solito y por gusto en una situación de riesgo); y que aunque no quería, y de cierto modo no podía hacer una denuncia, pues probablemente todo lo que me dijo era mentira. Si quería que quedara un reporte aunque fuera de dos párrafos para que el evento, al menos, quedara cifrado en las estadísticas de la vulnerabilidad de ciertos sectores de la población.

Me comentó que mi caso no tenía trascendencia jurídica y que lo más que podía hacer era tomarme mis datos.

Es en este punto que me enojé mucho, pues solo anotó mi nombre y domicilio en un pedazo de hoja blanca. O sea ni siquiera logré estar en la bitácora oficial. No tomó nota de lo sucedido, ni siquiera como delito menor. No sé, desconozco totalmente las leyes y procedimientos en ese sentido. Pero lo que sí sé es que me ocurrió un percance, que probablemente me busqué por confiado y pendejo, pero tengo el derecho de ser al menos una estadística de delitos menores, solo perdí 600 pesos. Pero al final no deja de ser un delito al cual no tuve derecho de denuncia.

Me llenó mucho de coraje no tener derechos, no se si sea así en todos los casos o solo sea así para los miembros del LGBTTTI. Si se trató de discriminación por homofobia es malo. Pero si se trató de simple negligencia es peor!

¿Que puedo hacer? ¿Quien me puede dar mi derecho de ser al menos un dato que cambie una estadística en un 0.00000001%?

¿A quién me puedo acercar? ¿como contacto a personas (del LGBTTTI o no) que hayan pasado por lo mismo? ¿qué podemos hacer para exigir nuestro derecho de al menos ser una estadística que en algún momento alguna organización internacional pueda ver y se cree un movimiento en pro de las victimas?

Bien dicen que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, o lo busca y se da cuenta que nunca lo tuvo. En este caso: JUSTICIA. Por ínfimo que sea lo acontecido.

Cortesía de Erick

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
338 Comentarios en “¿Denunciar para qué?”