2013

Oaxaca y los muertos vivientes

Un candidato que se hizo el muerto, para evitar cargos de violación, gana Alcaldía en Oaxaca.

Pese a que existe un acta de defunción emitida en 2010 según la cual murió de coma diabético, Lenin Carballido se alzó con el triunfo en el municipio de San Agustín Amatengo. Hace tres años fue acusado de violación tumultuaria y para evitar ser arrestado fingió su muerte.

lenin_carballido

Un hombre que se hizo pasar por muerto hace tres años para evitar ser detenido por violación tumultuaria ganó una alcaldía en el estado de Oaxaca en las elecciones del domingo, informa hoy el diario mexicano Reforma.

Pese a que existe un acta de defunción emitida en 2010 según la cual murió de coma diabético, Lenin Carballido, candidato de una coalición tripartita en las pasadas elecciones del 7 de julio, se alzó con el triunfo en el municipio de San Agustín Amatengo.

“El compañero no tiene por qué asumir la presidencia municipal puesto que ha habido una especie de fraude. Tanto nos ha defraudado al partido como ha defraudado a la autoridad electoral y ha defraudado a los ciudadanos”, dijo el líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) en Oaxaca, Rey Morales.

Carballido, postulado por la alianza conformada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido Acción Nacional (PAN) y Partido del Trabajo (PT), fue acusado el 25 de marzo de 2004 de la violación de una mujer, en conjunto con otras personas, ocurrida en la ciudad de Oaxaca.

Una agente del ministerio público notificó su muerte el 20 de octubre de 2010, y el 7 de enero de 2011 el juez declaró extinguida la acción penal “por haber quedado acreditado que el inculpado falleció el 25 de septiembre de 2010″, indicó Reforma.

El domingo se realizaron elecciones en 15 de los 31 estados de México para renovar más de 1.300 alcaldías y diputaciones locales, además de un Gobernador.
Vía: sinembargo.mx

Cortesía de Michell Hdz!

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
454 Comentarios en “Oaxaca y los muertos vivientes”