2013

Provincia vs el presupuesto centralista

lupa-porcentaje Gran parte de los “provincianos” de este país hemos conocido al menos a una persona del Distrito Federal que ha llegado a nuestra localidad por alguna razón (que puede ser trabajo, educación, por simples vacaciones, etcétera). Pues bien, en mi caso particular, los mexiqueños que he tratado han coincidido en mostrar inconformidad respecto a mi localidad, específicamente en lo que ésta es capaz de ofrecer; alegan que la infraestructura es mala (por lo general dicen mediocre, pero ese término se ha convertido prácticamente en un sinónimo de mala), que el transporte está sobrevaluado, que la educación es basura en todos sus niveles (en el estricto sentido de la palabra tienen razón), que faltan productos y servicios, entre otros, y siempre terminan con el comentario (palabras más o palabras menos, dependiendo de la situación) “en México esto no pasa”, refiriéndose a que en el Distrito Federal no tienen carencia de productos ni servicios, la educación es de buena calidad, el transporte justifica su precio y la infraestructura es la de una ciudad desarrollada y no la de “un gran rancho” como he llegado a escuchar incluso de algunos pobladores locales.

Bien avancemos, no puedo negar que la ciudad en que vivo tiene enormes áreas de oportunidad que el DF ha dejado atrás hace décadas, tampoco niego que la Ciudad de México es genial en ciertos aspectos como sus rascacielos, sus precios, su ciudad universitaria (con todo y que la UNAM sea un monumento a la incompetencia administrativa), y muchos otros rubros que mi “rancho” simplemente no tiene. Entonces ¿por qué tanto contraste? ¿acaso los habitantes de esa gran ciudad tienen una visión para los negocios de la que carece el resto del país? no es así. La razón del desarrollo de la Ciudad de México corresponde también al mayor robo que oprime a México: el centralismo mexicano.

El centralismo es básicamente que todos los estados mandan las riquezas que producen a la capital, de ahí, ese dinero se distribuye de nuevo a los estados dependiendo de sus necesidades. Por ejemplo, Guerrero recibe más dinero que Jalisco porque tiene un mayor índice de pobreza. Hasta aquí todo tiene sentido, se trata de socialismo en un país de leyes socialistas. Se puede argumentar justicia. El problema es que en nuestro caso la mayor parte de los recursos se quedan en la capital sin que esta sea “merecedora” de ellos. Entonces es cuando hablamos de centralismo mexicano (que no es propiamente mexicano, también se dio en la URSS por mencionar a algún otro país).

El problema no es poca cosa, por un lado están las grandes diferencias que mencioné arriba y por otro están los aspectos como que el ingreso promedio en el DF es mayor que en los otros estados (sigue siendo una limosna pero es mayor) mientras que los precios suelen ser menores, está también el hecho de que es el único gran centro administrativo de México, me refiero a que casi todas las grandes empresas tienen su domicilio fiscal en Ciudad de México, lo que limita al resto del país a la actividad primaria y secundaria.

Consideren. Si México tuviera la misma organización financiera que EEUU (porque dicho sea de paso, les copiamos la organización política) y cada Estado se quedara con la mayor parte de las riquezas que produce, los Estados más ricos de México serían (por mucho) Tabasco, Veracruz y Tamaulipas que básicamente son los que mantienen al país con su petróleo.

Pueden ustedes encontrar ésta y más información en el documento que escribió el desaparecido en acción Joel Salazar. Cierto que el artículo es un tanto parcial y exagerado, pero detalla muy bien todos los aspectos del tema, además de que su núcleo es completamente verídico.

Enlace: http://dogmalucion.com/2012/12/19/el-imperio-chilango/

Cortesía de Censurado

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
413 Comentarios en “Provincia vs el presupuesto centralista”