2013

Autoridades buscaban a muchacha secuestrada mientras enviaban cuerpo a fosa común

barbara Uno de los principales problemas de este México lindo y querido es la inseguridad, un problema que nace en la falta de oportunidades y que se extiende gracias al raquítico sistema de justica mexicano. Y es que en México ser delincuente es un oficio de bajo riesgo, las posibilidades de terminar en la cárcel por un largo periodo de tiempo son bajas. Para un delincuente es más probable encontrar justicia en las manos de otro delincuente que de manos del sistema judicial mexicano.

Sin generalizar es bien sabido que en el peor de los casos el sistema judicial está lleno de personas corruptas que trabajan junto a los criminales y en otros casos está lleno de personas incompetentes. Aquí un ejemplo de incompetencia en la procuración de justicias desde el Estado de México.

Bárbara era una jovencita de 16 años cuando fue secuestrada en el municipio de Cuautitlán Izcalli el 8 de agosto de 2011. Su padres dieron aviso a las autoridades y durante los siguientes 20 meses permaneció en calidad de desaparecida. Durante todo ese tiempo las autoridades del Estado de México informaban a los padres que se estaban realizando esfuerzos para localizarla.

Lo que los padres de Bárbara ignoraban es que tan solo un mes y medio después de su secuestro se había localizado su cuerpo en un terreno baldío en el municipio aledaño de Cuautitlán. Las autoridades recuperaron el cuerpo de Bárbara y simplemente lo remitieron a una fosa común porque nadie había ido a reclamarlo.
Tal pareciera que en la procuración de justicia en el Estado de México no existe un poco de inteligencia para resolver un caso. Los padres de Bárbara finalmente han recuperado el cuerpo de su hija y ahora están demandando al agente que llevo este caso en busca de justicia.

De los secuestradores y asesinos tal vez nunca sepamos nada pero se busca justicia para evitar que agentes incompetentes sigan ejerciendo labores tan importantes como lo es la procuración de justicia.

Bárbara fue secuestrada en Cuautitlán Izcalli el 8 de agosto de 2011 y durante los siguientes 20 meses permaneció en calidad de desaparecida, convirtiéndose el suyo en el primer caso de una menor de edad por la cual las autoridades de una entidad de la República, las del Estado de México, ofrecieron una recompensa a quien diera información para localizarla.

Todo ese tiempo, sin embargo, Bárbara estuvo en manos de las mismas autoridades mexiquenses que se decían dedicadas a su búsqueda, las cuales habían encontrado su cuerpo, sin vida, en octubre de 2011 –es decir, un mes y medio después de su rapto–, en un lote baldío de Cuautitlán, aledaño éste al municipio donde fue secuestrada.

Tan pronto como se halló el cuerpo, las autoridades del Estado de México determinaron que se trataba de un caso de asesinato, pero nada hicieron para identificar a la víctima, ni para buscar a los responsables de su muerte. La única acción emprendida por el agente encargado de la investigación fue remitir el cuerpo a una fosa común, con el argumento de que nadie la había reclamado.

Fue así que, en abril de este año y por investigaciones propias, sus papás pudieron al fin encontrarla en dicha fosa común y, ya con Barbie, como la llaman de cariño, la familia de esta adolescente, que contaba con 16 años al morir, se han planteado un nuevo objetivo: llevar a juicio al agente del Ministerio Público que recibió la encomienda de investigar quién era la mujer encontrada en Cuautitlán y quiénes sus homicidas, pero que no hizo nada al respecto, aquel que dio por “no identificada” a la menor que su misma corporación buscaba, y que, en la actualidad, denuncian, sigue laborando en la Procuraduría General de Justicia del Estado de México.

“Este funcionario, cuyo nombre no es prudente citar, por el momento, porque eso podría entorpecer el proceso que se sigue en su contra –explica Alejandro Reyes, papá de Bárbara–, estaba adscrito al área de homicidios en Cuautitlán, y fue él quien recibió en 2011 el mandato de ley de buscar y tratar de obtener información sobre la víctima localizada el 1 de octubre, quién era, cómo había sido asesinada y quiénes eran sus homicidas. Sin embargo, cuando consultamos el expediente abierto por este agente del Ministerio Público, nos dimos cuenta que la carpeta está vacía, no hay nada, no hizo nada, sólo dejó pasar el tiempo y luego, en febrero de 2013, decidió mandarla a la fosa común en calidad de desconocida”.

Además, denunció el papá de Bárbara, este agente “sospechosamente extravió las evidencias que fueron recogidas del lugar donde fue hallada nuestra hija, como su ropa y otros objetos que, por el peritaje fotográfico del levantamiento del cuerpo, sabemos que fueron recopiladas por la autoridad, pero luego este funcionario las perdió, él fue el último que las tuvo en su poder, según la cadena de custodia, y ahora esas pruebas ya no están, lo que impide profundizar en la investigación sobre la identidad de sus atacantes y la forma en que le quitaron la vida”.

Leer Más: http://www.animalpolitico.com

Cortesía de Ramires

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
466 Comentarios en “Autoridades buscaban a muchacha secuestrada mientras enviaban cuerpo a fosa común”