2013

El entierro maldito

cementerio-jovenes Hola amigos asiduos a este recinto del saber. Pues resulta que un velador del panteón de Fresnillo Zacatecas, de nombre Luis Hernández Cruz, se encontraba realizando sus actividades (probablemente durmiendo a pierna suelta) cuando comenzó a escuchar horripilantes quejidos que parecían salidos de la caverna más profunda del infierno. Luego de temblar cual nena por algunos minutos el valiente velador se armó de valor y comenzó a buscar entre las lápidas y tumbas y seguramente exclamó el ya famoso HECF al no encontrar un ente de ultratumba penando sino a una parejita de jóvenes calenturientos. El velador, ante tal escena, sacó rápidamente su celular para llamar a los servicios de seguridad pública los jóvenes, de al rededor de 16 años, fueron remitidos a las autoridades correspondientes.

Dos jóvenes no soportaron más la calentura y en las frías lápidas del panteón Santa Teresa tuvieron relaciones sexuales.

El velador del camposanto, quien dijo llamarse Luis Hernández Cruz, realizaba sus actividades rutinarias y escuchó algunos quejidos, situación que le originó un poco de miedo al pensar que se trataba de alguien del más allá.

Hernández Cruz seguía escuchando los ruidos extraños, ante ello se armó de valor y se puso a indagar entre las tumbas y las capillas.

Ante la búsqueda se encontró que no se trataba de fantasmas ni de espantos, sino de una pareja de adolescentes que mantenían relaciones sexuales.

El sujeto rápidamente les preguntó qué era lo que hacían, mientras con el celular en la mano marcó al Sistema de Emergencias 066 para que mandara una patrulla.

El joven dijo llamarse Edwin Ricardo “N”, de 16 años, mientras que la muchacha responde al nombre de María Guadalupe “N”.

Al llegar al lugar la unidad de Seguridad Pública municipal, los policías trasladaron a los separos a los adolescentes por faltas a la moral.

Enlace: http://ntrzacatecas.com/

Cortesía de Kacano

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
636 Comentarios en “El entierro maldito”