2013

Pesca de especie en peligro de extinción

Mar-de-Cortez Todo empezó hace varios años durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari cuando se decretó reserva de la biosfera del alto Golfo de California, debido a que existe una especie endémica de la cual casi nadie ha escuchado, conocida como vaquita marina o phocoena sinus. La declaración de reserva de la biosfera fue algo bueno pero el problema comenzó cuando no se consideró que muchos pueblos tanto en la costa de Sonora, como en la costa de Baja California mantienen a sus familias de la pesca en aguas del Mar de Cortez que se convirtieron en zonas protegidas.

Muchos pescadores dependen de la pesca del camarón, de la pesca de la curvina, la sierra, el chano y otras especies, la cosa es que según me fue informado a viva voz por parte de un gran biólogo de Baja California resulto que la reserva de la biosfera se impuso así de “huevos” sin estudios concluyentes de que si se evitaba la pesca con ciertas redes se detendría la reducción de la población de vaquita marina. A lo que voy con esto es que esta persona me comento que la vaquita marina suele aparearse entre cardúmenes de su misma familia causando así una disminución importante de la carga genética del animal, esa es la principal razón por la que este animal desaparecerá, no por la pesca indiscriminada o por qué sirve su carne para algo o por que se contamine el mar (que son factores, pero no muy fuertes en este caso).

Ahora bien, para cuidar una especie marina que solo existen 150 al día de hoy y quien nadie ha visto jamás una viva, ya que no se pueden criar en cautiverio, estas sacrificando la vida de los pescadores y de sus familias, de los pueblos pesqueros como lo son San Felipe Baja California, Puerto Peñasco Sonora, Golfo de Santa Clara Sonora, etc. Pero bueno quizás habrá ecologistas misántropos que digan que al carajo la gente que vivan las vaquitas marinas, pero aquí vamos a otro punto, resulta que existe una población de peces más numerosa que la vaquita marina la Totoaba, científicamente conocida como Totoaba Macdonaldi, esta especie, es un pez del tamaño de una persona o dos, dependiendo de qué tan vieja sea, que en algún tiempo fue pescada en el mar de Cortez y se decretó especie en peligro de extinción.

Pues bien llego a mí la información de que la Universidad Autónoma de Baja California en un esfuerzo por aumentar la población de totoaba había criado en cautiverio más de 2000 o algo así, y hasta las dejaron libres en las costas del mar de San Felipe Baja California, bueno hasta ahora todo bien pero el HECF es porque resulta que en algunos pueblos, principalmente tengo entendido que en el Golfo de Santa Clara Sonora se pesca la totoaba de manera ilegal y a la vista de las autoridades de SEMARNAT y de CONAPESCA y todos los organismos reguladores. Lo peor del caso no es que sea pescada indiscriminadamente, la cosa es que se desperdicia, única y exclusivamente por el “buche” del pescado, el cual es un órgano llamado vejiga natatoria la cual sirve para que el pez se sumerja o flote, el buche es vendido por los pobladores en $2000 dólares el kilo aproximadamente y aumenta dependiendo si fue secado al sol o si es fresco.

Además se sabe que llegan a valer hasta $10.000 y 20.000 dólares, pues se venden en China para cocinar una sopa especial que llega a costar hasta $1500 dólares el platillo, bueno de donde inicio todo esto y por qué los chinos quieren sopa de buche de totoaba? Según tengo entendido, existe un pez llamado bahaba cuyo nombre científico es Bahaba Taipingensis que se encuentra extinto o cerca de la extinción actualmente, pero que según cuentan algunas personas, todos lo que estuvieron en contacto con la sopa de buche de bahaba, fueron personas muy longevas que llegaron a vivir más de 100 años. Resulta pues que según algunos genetistas, la totoaba macdonaldi tienen similitudes genéticas con este pez extinto, y por lo tanto según los chinos, también sus mismas propiedades.

Por lo pronto lo único que sabemos a ciencia cierta es que se realiza pesca indiscriminada de esta especie, que a mi parecer es más importante cuidar que una especie que está destinada a desaparecer. simplemente porque su carga genética no está preparada para el cambio, eso les paso a los dinosaurios y ahí no estábamos nosotros para causar un desastre ecológico, la adaptación es una fortaleza, el problema es que así se tuvieron que adaptar los pobladores de estas localidades, debido a un decreto de reserva de la biosfera sin un plan de indemnización, ni apoyo al pescador, es una parte hermosa de México pero olvidada por las autoridades, que se encuentran coludidas con el narcotráfico y con el tráfico de especies en peligro de extinción, es indignante que hasta las autoridades estadounidenses después de haber arrestado en Calexico a varios traficantes, quienes compraban estas pieza a pobladores de las costas cercanas. Comentaron que es parte de la corrupción que se vive en México, ya que la SEMARNAT sabe que se hace esto pero debido a que se encuentra infiltrada por criminales no hacen nada para evitar estas masacres, mientras tanto la UABC gastando millones para restituir una especie que está siendo depredada por gente sin escrúpulos. En resume esto trato de varias cosas relacionadas con el mar que son:

• La falta de tacto por parte de las autoridades ambientales en cuanto al decreto de una área natural protegida, sin tomar en cuenta el factor humano y dejando en la miseria a los verdaderos pescadores trabajadores.

• La mentira del gobierno al tomar como escudo que cuidan de una especie que está demostrado científicamente que desaparecerá por su incapacidad para adaptarse al aumentar su variedad genética

• La incongruencia de la depredación de una especie que unos cuantos estudiantes, científicos y universitarios tratan de cuidar tan fervientemente , y que va a terminar en las mesas de chinos multimillonarios obsesionados con la longevidad

• Las autoridades coludidas con los contrabandistas para vender este producto, a sabiendas de lo dura que es la ley al respecto, pues se hablan hasta de 50 años de cárcel, pero si lo hacen los de SEMARNAT y los de CONAPESCA y los narcos, pues hay que hacerlo todos.

El caso es que se está gastando mucho dinero en la conservación de la vaquita marina que se debería destinar a una forma de indemnización sustentable para los pescadores verdaderos, no de estos contrabandistas de pacotilla, así como exhibir y destituir a las autoridades coludidas que permiten este desastre ecológico y social, y hacer saber a los investigadores de la UABC que sus esfuerzos quedan en los bolsillo de funcionarios corruptos, de narcotraficantes (por que los narcos tienen cautiva la industria pesquera), y en menor medida al pescador, que es quien se pone las chingas para pescar la totoaba (no digo que sea menos culpable), este último pagara los platos rotos en caso de redadas o de sanciones sin saber las autoridades que los patrones de las embarcaciones son quienes los hacen pescarlo. Saludos y difúndanlo.

Cortesía de Narcoleptico anonimo

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
673 Comentarios en “Pesca de especie en peligro de extinción”