2013

Usan a ancianos para protestar en el Senado

ancianos-morena Aún no tienen el registro como partido político pero MoReNa ya utiliza a personas de la tercera edad para que, con piedras y palos, protesten en el cerco montado a las afueras del Senado de la República.

Si de por sí el acarreo es parte del folclor de la política nacional, y ningún partido se encuentra ajeno a ello, resulta particularmente patético que por unos cuantos pesos y unos tamales se utilice a personas , que por su avanzada edad y endeble salud física no pueden ser enfrentadas por la fuerza pública, para fines partidistas.

A cambio de apoyos monetarios o incluso sólo por comida unos 200 ancianos son enviados a mantener el cerco de Morena alrededor del Senado de la República.

Desgastados y con el poco vigor que les queda, los ancianos son puestos a golpear con cucharones y cacerolas las vallas metálicas colocadas alrededor del recinto. Muchos sucumben al cansancio y, para no suspender la protesta, se sientan en sillas plegables o en el pavimento.

Dicen ser de Tlaxcala, Hidalgo, Chimalhuacán y distintas delegaciones del DF y en su mayoría desconocen en qué consiste la propuesta de la reforma energética. Además son el grueso de los manifestantes que cercan el Senado, pues de las 300 personas que contó La Razón en la protesta del pasado domingo, alrededor de 200 eran de la tercera edad.

Entre ellos estaba doña Manuela, de 68 años, originaria de Chimalhuacán. Con un tamal en la mano, dijo no saber el motivo de cercar el Senado, pero que su hija la afilió al partido para que le den una ayuda económica y que la única condición para recibir los apoyos es asistir a las asambleas que hacen en su colonia, además de participar en estos eventos.

—¿Quién los convocó?—se le preguntó.

—Mi hija asiste a las asambleas de Morena, yo estoy inscrita para que me den un poco de dinerito, pero hay que apoyar a Andrés Manuel, ésa es la condición y tengo que firmar una lista de asistencia

—¿Les dan de comer?

—El sábado nos dieron arroz con salchichas, y hoy (domingo) nos repartieron tamales, uno por persona. Yo quería otro, pero el dinero no les alcanza para darnos más.

—¿Qué opina de las modificaciones a los artículos 27 y 28 constitucionales?

—Yo no sé de esas cosas, sólo vengo a sentarme un rato, espero que nos vayamos pronto porque uno ya está grande y se cansa, pero le digo que mi hija me inscribió al partido y hay que cumplir con lo que nos piden para recibir ayuda, ya nos prometieron una casita.

Cortesía de Mad Afacka

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
329 Comentarios en “Usan a ancianos para protestar en el Senado”