2013

Cartita a Santa Claus por Paulina Peña

santa_Pau_pena

Querido Santa:
Disculpa la molestia, te escribo a ti porque los Reyes Magos se me figuran medio naquitos, eso de andar montados en tamaño animalotes cruzando el desierto y sin aire acondicionado los ha de dejar oliendo como maestros de la CNTE… ¡Guácala!

En cambio tú eres bien fashion y elegante. Amo tus enormes barbas, amo que odies la dieta, amo tus venaditos voladores, ¡te amo todo, nunca cambies gordito colorado!

Este año me he portado bien. No llamé ‘pendejos’ a la prole envidiosa como te lo prometí el año pasado. Eso lo aprendí del Teletón: a no burlarme de los defectos de los demás y a tratar de ayudarlos aunque sea con un pesito.

Un día le pregunte a papi: ¿De dónde sale tanto pendejo, papi?
—De las escuelas gratuitas, m’hijita hermosa. –me respondió papi. -Por eso vamos a quitarles la Enseñanza Gratuita y que paguen bien si quiere aprender bien.
— ¡Ay papi… qué lindo! ¡Gracias por quitarles lo pendejo!-le dije dando brinquitos de lo emocionada que estaba.

Luego se me ocurrió otra pregunta: ¿Y cómo sabremos que ya no son tan pendejos, papi?
Y mi papi, con esa sonrisa tan atractiva en su rostro y apretándome una mejilla me contestó:
— ¡Mi hijita hermosa, eso no va a suceder nunca! Mira, este año les atoramos más impuestos, les quitamos el petróleo y les subimos una madrecita al salario mínimo… ¡Y todos bien emocionados porque vamos al mundial!
— ¡Aaaaaah!- dije yo sin entender nada pero emocionadísima otra vez porque mi papi es el líder de América Latina.

Este ha sido un año maravilloso para todos aquí en México. Déjame decirte que así como mi hermanito es intolerante a la lactosa yo no soporto el olor a chapopote. Por eso, querido Santa Claus, te encargo mucho que les lleves muchos juguetes a los niños de esos países extranjeros que se llevarán el petróleo que es tan sucio y asqueroso. ¡Gracias, gordito colorado!

Bueno, si hay una cosa que te quiero pedir, y es un favor enorme.
Llévate todas las tortillas de México. Llévatelas para Japón o Inglaterra o Monterrey o cualquier otro país. Es que la otra vez íbamos en la limusina presidencial, todos contentos y felices festejando la chingada reforma de mi papi… perdón, la ingeniosísima reforma de papi… y una señora muy enojada que nos grita: “¡Ya no nos alcanza ni para tortillas!”… entonces, me acordé de María Antonieta de Francia y me dije a mi misma: “Primero les quitamos las tortillas y que coman pan… luego les quitamos el pan y que coman pasteles”… ¿No es una idea genial, gordito colorado?
¡Gracias, querido Santa! Sé bien que me concederás mi único deseo porque me he portado bien todo el año.

Tengo que irme. Hoy es día en que vamos a besarle la mano a mi padrinito Charly Salinas de Gortari. ¡Vieras que señor tan inteligente y respetado! Mi papi lo llama ‘Profeta’ y le habla de ‘usted’.
Salúdame mucho a tu esposa, a tus venaditos voladores y a todos tus duendes preciosos que se me figuran asalariados mexicanos porque todo lo hacen felices y contentos sin protestar.

Bye, gordito colorado… besitos… te quiero.

¡HECF!

Cortesía de chacalin

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
500 Comentarios en “Cartita a Santa Claus por Paulina Peña”