2014

Razones por las que México no hubiera podido ganar la Segunda Guerra Mundial en lugar de la Unión Soviética

Escuadron201Hace 71 años terminó una de las batallas más sangrientas, brutales y horrendas de las que se tenga memoria, la de Stalingrado, batalla de cinco meses de duración donde la Wehrmacht y el Ejército Rojo se disputaron la ciudad a orillas del Volga. Todas las demás palidecen en comparación; ni Shanghái, ni Okinawa-que nuestro señor presidente insiste está localizada en algún lugar de Chihuahua-, ni Sebastopol pueden competir con ella Fue una batalla que no respetó edades, ni sexo, ni condición social, que se libró en uno de los climas más horribles de la tierra y que quedará grabada en la historia de la humanidad como la batalla más desoladora de todos los tiempos, sólo superada por la masacre ocurrida en Tenochtitlán tras la caída del Quinto Sol en 1521.

La de Stalingrado fue una batalla donde la voluntad de dos de los dictadores más emblemáticos del Siglo XX se tradujo en la muerte de más de dos millones de personas, siendo considerada la peor batalla de la guerra. Pero…¿qué hubiera pasado si en lugar de rusos, hubieran sido los gringos o los británicos quienes la hubieran peleado a orillas del Volga? Es más: ¿Qué hubiera pasado si en lugar de rusos y de la mano de acero estalinista, la ciudad hubiera estado defendida por Mexicanos?

México no habría podido ganar la guerra porque:

1. Apenas declaradas las hostilidades un tipo llamado Xavier Mamadóvulus Siciliadévich hubiera convocado a una marcha por la paz y hubiera calificado al gobierno de bárbaro por la cantidad de muertos resultante, a pesar de que el responsable en este caso sería Hitler y no Stalin. Como en México, donde se le echa la culpa a los soldados pero todo mundo se olvida de mencionar a los narcos, a los que últimamente los periodistas les da por nombrar “civiles armados”.

2. Un montón de reclutas y reservistas se hubieran negado a servir en el ejército basándose de que esta era una guerra organizada por el gobierno burgués y que no tomaba en cuenta los intereses del pueblo.

3. Se hubiera acusado a Stalin de “negarse a buscar una solución pacífica” y “evitar el diálogo”, pasándose por los huevos el hecho de que Hitler nunca quiso negociar. Como si se pudiera negociar con una persona que lo quiere es borrar tu país del mapa y expandir su imperio a costa tuya. O como si se pudiera negociar con delincuentes, llámense narcos, políticos o guionistas de programas de chismes. (Como dato interesante, Stalin si estaba dispuesto a negociar con Hitler en un principio, pero éste se negó; cuatro años después y con más de dos millones de soldados dirigiéndose a Berlín Stalin ya no tenía interés alguno en negociar).

4. Los afectados por Leningrado hubieran marchado exigiéndole al gobierno de la Unión Soviética que firmara la paz con Hitler, culpando al gobierno de todas sus desgracias, de intransigencia criminal y olvidando el pequeño detalle de que era Hitler quien los estaba condenando a morir de hambre lentamente. (No es broma, Hitler no tenía el menor deseo de alimentar a cientos de miles de rusos y por eso había ordenado a su ejército a rodear la ciudad). Lo mismo hubiera pasado en Michoacán/ Sebastopol, Minsk/ Tamaulipas y Moscú/ Stalingrado.

5. El agitador de Leningrado hubiera sido tratado como un héroe por el partido opositor (claro, si hubiera podido haber un partido opositor en la Unión Soviética).

6. Los obreros de las fabricas se hubieran negado a trabajar afirmando que se les estaban violando sus derechos, pero sin duda sus dirigentes estarían entre los primeros en criticar al gobierno o al ejercito por las devastadoras derrotas resultantes de la falta de municiones, de tanques, de… de los cuales ellos eran responsables de fabricar y que nadie más que ellos mismos podían hacer.

7. Todo mundo hubiera puesto el grito en el cielo y hubiera tratado de llevar a Stalin a las cortes internacionales por el decreto de la orden 227 “¡Ni un paso atrás!” Lo hubieran denunciado ante la CNDH pero lo hubieran considerado débil e incompetente en caso de no haber dictado dicha orden.

8. Nadie hubiera estado dispuesto a hacer nada para salvar a su país, prefiriendo todos mudarse de casa o de plano largarse del país, pero eso sí, todo mundo se hubiera puesto a celebrar la toma de Berlín y a considerar la victoria como suya a pesar de no haber movido ni un sólo pinche dedo.

9. El senado (o en este caso, Stalin) se hubiera autodecretado dos meses de vacaciones con prestaciones, todos los gastos pagados y aumentos de sueldo mientras los soldados morían en el frente tratando de parar el avance alemán a toda costa.

10. Los soldados hubieran ido a la guerra para descubrir cinco segundos después que con el presupuesto que se le había dado a la Sedena sólo había alcanzado para comprar material de hace cincuenta años.

11. Y finalmente, todos los soldados, veteranos, héroes y lisiados resultantes de la guerra hubieran llegado a casa y descubierto que sus demás conciudadanos los miraban feo y los consideraban como represores, vendidos, perros del gobierno, hijos del demonio y…

Esto no es una alabanza al estado estalinista, ni intenta ser propaganda comunista; estoy plenamente consciente de que Stalin fue uno de los dictadores más brutales del siglo XX y que bajo su puño de hierro tales cosas descritas arriba no hubieran sido posibles, básicamente porque el NKVD y demás esbirros suyos se hubieran encargado que tales cosas no sucedieran. Bajo Stalin, no hubiera existido un Javier Sicilia(bueno, si hubiera existido, pero él y toda su familia hubiera sido condenado al Gulag por actividades contra revolucionarias), ningún conscripto se hubiera atrevido a desobedecer la movilización por temor a de que castigaran a su familia, ningún obrero hubiera dejado de trabajar y todo aquel que se opusiera a la orden 227 bien podía esperar ser ingresado en un batallón penal o de plano ser desaparecido, pleno tehuacanazo a manos de Beria. Pero a lo que quiero llegar es que el mexicano quiere ver resultados sin mover un dedo para conseguirlos, o peor aún, sin darse cuenta de que a veces es necesario tomar medidas draconianas para medio salvar la situación. La Segunda Guerra Mundial jamás hubiera podido ser ganada sin las medidas realmente horrendas que Stalin tomó: éste ordenó que todo aquel soldado que se rindiera fuera considerado traidor y que toda su familia fuera castigada por ello, ordenó la detención y tortura de las mujeres de los comandantes que le fallaban en el frente, decretó también jornadas de 20 horas diarias y ningún día de descanso para mantener con vida el esfuerzo bélico, y le dió oportunidad a los disidentes políticos y oficiales caídos en desgracias de “redimir sus pecados contra la gran madre Rusia con su sangre”; e incluso ordenó que se ejecutaran a los niños que, llevados por el hambre, intercambiaban con los soldados alemanes agua por comida.

También soy plenamente consciente de que la CNDH hace su trabajo, que nuestro gobierno no sirve más que para sentarse en un chayote y que nuestros últimos presidentes no han hecho sino cargarle la mano a México. Y no es mi deseo que se imponga una dictadura en México. Tampoco deseo que todos se pongan a idolatrar a Stalin. Pero si deseo que dejen de cagar el palo, exigiendo resultados a todo mundo pero sin que se fajen los huevos ustedes mismos.

Cortesía de Nery

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
156 Comentarios en “Razones por las que México no hubiera podido ganar la Segunda Guerra Mundial en lugar de la Unión Soviética”