2014

Una más de lacras y bancos

Con la única intención de alertar a la sociedad, y acabar con este tipo de prácticas, comparto mi experiencia vivida el día miércoles 12 de febrero al marco de las nueve de la noche, posiblemente para algunos sea una noticia trillada, o una historia más, pero no logro estar en paz con esta impotencia.

Acudí al cajero situado en el banco IXE en Av. Copérnico a una cuadra de Av. Mariano Otero en Zapopan, Jalisco, con normalidad realicé los movimientos necesarios para disponer de efectivo, cuando para mi sorpresa, en el momento que el cajero da el aviso de recoger el efectivo (con singular timbrado repetitivo), el efectivo simplemente no “salía”, extrañado, verifique visualmente la “rejilla” y note que no había abierto como comúnmente sucede, mi primera impresión fue: – No funciona, seguramente tendré que reportar telefónicamente esta situación y como en alguna ocasión ya me había pasado algo similar, fue una verdadera molestia recuperar mi dinero con el banco. Pensé; Con suerte ayudando manualmente a la rejilla, abrirá, acercando mi vista note cierta rareza en la rejilla, cuando llego a mi mente una idea que no me lograba convencer, “vandalismo, robo” alguna vez escuche algo sobre este tipo de “modus operandi” saque de mi bolsillo una llave, con temor a no tener la razón y ser valorado por alguna autoridad dentro del mismo “vandalismo”, aplique fuerza en la rejilla, y para mi grata sorpresa… brincó, mi temor acentuó hasta el momento en que observe como mi dinero salía al sonar de ese singular timbrado repetitivo.

Respire, y me dije, la persona que minuciosamente se encargó de adherir esta “tapadera” con cinta doble cara, seguramente me está observando, tome la tapadera, y me dirigí a mi auto, me retire escasos metros, permaneciendo algunos minutos deseando encontrar alguna actitud sospechosa para alertar a alguna autoridad… nada.

tapadera_cajero

Haciendo un análisis personal de la situación, me queda claro que este tipo de personas puede pasarse todo el día de cajero en cajero “ordeñando” a los tarjeta habientes con un riesgo considerablemente bajo.

La impotencia que sentí, que siento, nadie me la va a quitar, la única forma de que no le pase esto a tus familiares, amigos, a ti, es con información oportuna, por favor, ¡compártelo!

Cortesía de El Dasga

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
268 Comentarios en “Una más de lacras y bancos”