2014

Pena de Muerte, la otra cara de la moneda.

prisioneros Se discutía en la entrada del primer ministro Chino acerca de la pena de muerte, en parte soy partidario de ella pero bajo un sistema de justicia o penalización infalible lo cual probablemente sea una utopía, en efecto encuentro muy estúpido el mantener a un verdadero asesino encerrado viviendo a costillas de los contribuyentes cuando el mismo no tuvo clemencia de otro ser vivo, ¿pero qué pasa cuando el sistema no es infalible? Hablemos de Estados Unidos, donde el sistema de justica es mucho más efectivo que el sistema mexicano.

¿Qué pasa cuando por alguna otra razón que la justicia, así sea venganza, raza, credo, política es la que en realidad puede determinar la muerte de una persona? Como lo que le paso a Glenn Ford, estadounidense, quien ha pasado 30 años en prisión 26 de esos 30 en espera de ser ejecutado, el afro-americano acusado de ser culpable del asesinato de Izadore Rodeman por un jurado compuesto al 100% por personas de raza blanca, a pesar de que no hubo evidencia sólida en contra de Ford, el jurado lo encontró culpable solo porque un “testigo” lo señalo a él o alguien que se parecía.

Con el tiempo se supo que el inculpado ni siquiera estuvo presente y el lunes pasado fue liberado, no murió, pero es una prueba más de que es posible condenar a alguien totalmente inocente… HECF. Esta no es la única historia de casos similares, el pasado Diciembre 8 paso algo similar con Michael Morton, inculpado de raza blanca acusado de asesinar a su esposa cuando en realidad él no estaba ni en su casa el día del asesinato. Dos casos de muchos, ¿cuantos no habrán muerto siendo inocentes? ¿Cuál sería el mecanismo adecuado para evitar que esto pase? ¿Una pena similar al responsable de una muerte de un inocente (asesinato a final de cuentas)? Por desgracia, la probabilidad de la muerte/condena de un solo inocente hace que la pena de muerte no sea factible, sobre todo cuando te pones a pensar que tú o alguien de tu familia podría ser el que injustamente podría enfrentar esa pena.

Un tribunal de Luisiana absolvió este martes al estadounidense Glenn Ford tras recibir nuevas informaciones que prueban su inocencia en el asesinato por el que fue condenado a pena de muerte en 1984, una sentencia que le mantuvo confinado 30 años en la prisión, informaron medios locales.

Ford, de 64 años, estaba en el corredor de la muerte desde 1988 acusado de asesinar al joyero Isadore Rozeman, de 56 años, para quien había realizado ocasionales trabajos de jardinería y al que siempre negó haber matado.

A su salida el martes de la prisión, Ford reconoció tener cierto “resentimiento” por haber pasado buena parte de su vida encerrado en la cárcel por un delito que, como ahora ha resultado probado, no cometió.

Las informaciones que han cambiado el curso de la historia de Ford relatan que el afroamericano no estuvo presente en el momento de la muerte del joyero ni involucrado en su asesinato.

Este caso ha dado argumentos a los que se oponen a la sentencias a muerte en Estados Unidos y la ONG Amnistía Internacional ha subrayado además una posible discriminación por el hecho de que Ford sea afroamericano.

Enlace: http://noticias.univision.com

Cortesía de El Jocoque Maldito

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
165 Comentarios en “Pena de Muerte, la otra cara de la moneda.”