2014

Ladrones de autos, cada vez más astutos

spiriti-verde El viernes 13 de junio nuevamente sucedió lo increíble y para variar fuimos víctimas (una vez mas) de la maldita rata acá en el glorioso DF.

Los hechos sucedieron más o menos de la siguiente manera… cabe mencionar que soy el encargado de un taller de servicios automotrices y venta de llantas.

Al estar laborando de manera normal y sin el mayor problema por ahí de las 15:30 horas se aparece un cliente por demás apresurado en un automóvil Spirit verde solicitando un servicio de cambio de llantas argumentando que había que quitarle las llantas al auto en cuestión, e intercambiarlas por otras que tenía supuestamente en su posesión. Así que le cotice, acepto e iniciamos el servicio, mi mecánico procedió a desmontar las llantas y cuando estuvieron abajo el cliente con prisa paro un taxi, subió las 4 llantas argumentando que se las llevaba a su casa que era por ahí cerca y regresaba con el otro juego de neumáticos para montarlas al auto.

Hasta ese momento todo sin contratiempo, las sospechas iniciaron una hora después cuando el cliente no llegaba, el auto lo dejo con el motor encendido y sin llaves, así que pensando mal para acertar las sospechas se fueron haciendo realidad, todo pintaba que el auto era robado, el cliente solo nos utilizó para quitar las llantas y llevárselas y de paso dejarnos ahí el auto sospechoso y un problema legal que fue una verdadera pesadilla. Haga me usted el chingado favor.

Al no volver el cliente hasta la hora del cierre procedí a parar una patrulla de protección y vialidad y comentarle la situación, y lejos de ayudar o proponer alguna solución prácticamente me involucraron como ladrón de autos y si no me deshacía del vehículo sospechoso lo antes posible quedaría yo y el negocio involucrado en el robo de la unidad enfrentando cargos así como una investigación judicial incluyendo cárcel y clausura de la fuente de empleo… Por favor… ¿Qué justicia es esa?

Así que sin opción y la presión policiaca de que si no decidía pronto, ellos reportarían el auto y no me la iba a acabar, por lo que la oferta del oficial fue llamar a una amigo suyo que maneja una grúa, sacar el auto del taller, estacionarlo en la calle y ya ahí si responsabilidad de nadie, el oficial hacer su reporte y ponerlo a disposición sin culpabilidad de nadie.

Hasta ahí todo parecía ser una solución rápida y fácil, pero oh sorpresa, cuando debimos negociar el “trabajito” su petición fue una locura, el oficial de policía me pidió tres mil pesos, y el de la grúa novecientos pesos, sin ninguna posibilidad de regatear nada, y por el contrario si no aceptaba prácticamente estaba firmando mi sentencia y la del negocio.

Así que con todo el dolor y la impotencia de no poder hacer nada más que aflojar el billete, accedí sin voluntad a arreglar el asunto, por lo que al aceptar en cuestión de minutos el auto chocolate fue desalojado del negocio, y el oficial de manera cínica todavía me dijo que cruzando la propiedad privada ya no me preocupara de nada, ya era problema de él.

Maldito, solo se lo llevo y lo bajo sin llantas a media cuadra del negocio, ahí se quedó toda la noche y el sábado temprano apareció misteriosamente un grupo de policías de investigación y más tarde unas personas (supongo que los dueños verdaderos del auto) quienes seguramente después de dar dinero también a los corruptos policías les dieron la oportunidad de llevarse la unidad.

Vaya negocio… Me robaron a mí y cambien al dueño el auto y no pasó nada… Pero qué tal si no accedemos a la dadiva. Ahorita estaría al menos yo a la sombra y el negocio clausurado solo por querer trabajar.

Así las cosas mi gente… Viva México… Viva el DF….. ¡HECF!

Cortesía de Julio

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
43 Comentarios en “Ladrones de autos, cada vez más astutos”