2014

Intento de robo con final feliz

llaves-de-auto Estimada comunidad cibernética: yo no acostumbro mucho a escribir en este blog, sin embargo siempre leo las entradas que se escriben aquí.

En esta ocasión me atrevo a escribir ya que siento el deber de pasar la voz. Por cuestiones de trabajo y tiempo me veo obligada a comer casi todos los días fuera de mi casa, haciéndolo más asiduamente en Plaza Real (Monterrey, Nuevo León) y uno de esto días por azares el destino, por obra del espíritu santo o sepan ustedes porque me tocó truncar un robo de auto.

Resulta que estaba yo comiendo con una compañera de mi trabajo y platicando muy amenamente cuando me fijé que en la mesa frente e mí se desocupó e inmediatamente llegó una pareja a aparatarla dejando las llaves de su carro, como muchas personas acostumbramos e vez en cuando, toda esta introducción es para comentarles que inmediatamente después de que se retiró la pareja a comprar su comida pasó una señora que se me hizo algo sospechosa porque se fijó en la mesa y después volteo a ver a la pareja, además se me hizo sospechosa porque traía un manos libres e iba hablando con alguien, caminó unos diez pasos y se dio media vuelta. Yo la seguí en todo este trayecto con la mirada, en cuanto pasó por la mesa se fue directo y agarró las llaves y se puso a caminar lo más rápido y disimulado que pudo.

Yo le comenté a mi amiga lo que estaba pasando y en el instante que se fue la señora volteó la pareja y se dieron cuenta que alguien más se estaba sentando por lo que vinieron con la intención de reclamar su mesa, por lo que cuando se acercaban yo les dije que tal señora había agarrado sus llaves bajamos corriendo la pareja, mi amiga y yo a buscar a la señora que había tomado la llaves. La chava se fue corriendo al carro, el novio a buscar a los de “seguridad” (que de seguridad no tienen nada) y mi amiga y yo a la señora. Pues éramos las únicas que la habíamos visto.

Total que todo terminó en final feliz, encontramos a la vieja. La señora alegó que se encontró las llaves y las quería llevar a atención a clientes porque alguien las podría encontrar y darles mal uso, mi amiga y yo le dijimos que no fuera mentirosa que la vimos que fue a agarrarlas intencionalmente, la pareja del susto y adrenalina les dio las gracias y los de seguridad no hicieron absolutamente nada.

Las conclusiones de la historia son: todos los comensales que acudimos a ese tipo e lugares sabemos que una mesa que tiene llaves de carros, casas, candados, etc. Está apartando una mesa, a nadie se le “olvidan” unas llaves.

Esta historia narrada con el fin de compartirles la lección aprendida y que tengan cuidado cuando acudan a este tipo de lugares, el modus operandi de estas personas es muy bien cuidado. Tienes a alguien vigilando en el estacionamiento que checa “clientes potenciales” su contacto dentro de la plaza te checa si vas a zona de comidas sino, te descartan para no perder tiempo, si vas a zona de comida checan que dejes llaves en la mesa, si las dejas ya la hicieron porque las agarran se las dan al contacto mientras tu estas entretenido comprando comida y cuando llegaste a tu mesa ya no hay llaves en lo que peleas con seguridad o con quien “te quitó” la mesa es tiempo suficiente para que se lleven tu carro. Un modus operandi con mucha paciencia con mucha organización y siempre pensando en la recompensa.

Al final de cuentas la señora se esfumó entre la trifulca del “que tú que yo” y nadie supimos para donde se fue.

Cortesía de Jacarana

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
98 Comentarios en “Intento de robo con final feliz”