2014

La quema de una puerta del Palacio Nacional: No se puede silbar y comer pinole

palacio_nacional_puertaAntes que nada, me gustaría aclarar que NO apoyo a EPN y que pienso que ha sido un mal gobernante. En realidad, yo creo que todos los gobernantes son bastante malos, pero eso es tema para otra ocasión.

Hace unas horas compartí mi opinión respecto a la quema (o intento) de una de las puertas del Palacio Nacional. ¿Cuál era mi opinión? Una muy simple:

¿Qué culpa tiene el Palacio Nacional?

Pues ninguna.

Recibí dos tipos de comentarios:

1.- No mames. Eres un hipócrita: ¿qué importa la quema de una puerta comparada con la vida de los 43 normalistas? Si por mí fuera, que quemen todo el Palacio Nacional si ello nos asegura que todas las ratas que conforman el gobierno se van. Es un reflejo de que México está hasta la madre y de que ya no nos vamos a dejar.

2.- No mames. ¡Jamás pensé que serías un PeñaBOT! ¿Acaso no te das cuenta de que la quema de la puerta es una maniobra cuidadosamente planeada por el gobierno para desacreditar a la marcha pacífica de los normalistas? Abre los ojos, es un intento barato de distracción para que pendejos como tú le intenten restar legitimidad a este movimiento pacífico.
___

Yo solamente quiero aclarar: NO ES POSIBLE que ambas condiciones sean ciertas. O apoyan la causa 1.- o la causa 2.-.
Yo estoy abierto a escuchar ambas posturas, pero me sorprende la hipocresía de la gente que en los primeros minutos apoyó la causa 1.- y conforme el acto comenzó a ser reprobado, se cambió hábilmente a la causa 2.-

¿Dónde quedó la congruencia? Si crees que quemar el Palacio Nacional está bien, pues perfecto, es tu opinión (no la comparto). Pero al menos sostenla, y no cambies de aires en cuanto te das cuenta de la estupidez que representa el apoyar la destrucción del patrimonio histórico del país.

¡HECF!

Cortesía de crasfonts

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
124 Comentarios en “La quema de una puerta del Palacio Nacional: No se puede silbar y comer pinole”