2014

Chiste de Viernes: Creo en mi Pastor

Creo en mi Pastor

mi-pastor “A partir de ahora, creo en mi pastor…

Por primera vez en mi vida, ayer fui a su templo y compartí las prácticas y plegarias de los presentes. Hasta que de pronto vi al Pastor. Estaba allí, frente a mi. Me arrodillé y él se acercó a mi. Puso sus manos sobre mi cabeza y exclamó con voz fuerte: “Vas a caminar…” Yo le contesté: “Pero no tengo ningún problema motriz”. Sin embargo, él ignoró mi respuesta y, casi gritando, volvió a exclamar: “¡Vas a caminar…!”

Entonces intenté nuevamente explicarle que no tenía ningún problema con mis miembros inferiores… pero fue en vano. El repetía, cada vez más fuerte y con mayor energía: “¡¡¡Vas a caminar!!!”

Después de las plegarias y de los rezos, salí del templo y, créanlo o no, tenía razón este pendejo: Me habían robado mi carro.”

Chiste extra…

Una cena en un Templo Shaolin

Discípulo:
– Sabio Maestro, ¿podría enseñarme la diferencia entre una perla y una mujer?

Maestro:
– La diferencia, humilde aprendiz, es que a las perlas, esas gotas de mar enhebradas, se les puede entrar por dos lados, mientras que a una mujer sólo por un lado.

Discípulo (un tanto confuso):
– Pero Maestro, la eternidad me guarde de contradecir vuestra himaláyica sabiduría, pero oí decir que ciertas mujeres permiten entrar por los dos lados.

Maestro (con una sonrisa delicada):
– En ese caso, discípulo afanoso, no se trata de una mujer… sino de una perla.

Cortesía de Rudy

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
115 Comentarios en “Chiste de Viernes: Creo en mi Pastor”