2015

Visita al penal

Quisiera contar una vivencia, de lo que realmente pasa en Tamaulipas (muchos así lo dicen, sé que es la verdad), lo dejo a su decisión. Pasando a dejar mi experiencia en una visita al penal estatal en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Todo comenzó con una ida a mi ciudad natal que es cd. Victoria, yo radico en monterrey por cuestiones laborales, así es Tamaulipas, aquel estado del cual si preguntas en cualquier parte del país, lo primero que se viene a la mente es delincuencia, aunque a mi experiencia personal, siendo sinceros nunca me he topado con balaceras, ni ningún tipo de problema de inseguridad, no hablo por amigos cercanos que me han contado de todo, robos, secuestros, levantones, pero bueno en mi caso no me ha pasado nada gracias a Dios. O la pura suerte.

prision-mexico

Era un sábado final de febrero, aproveche la ida de un amigo a mi tierra, de oportunidad, ya que me ahorraba casi 400 pesos, costo del boleto de ida en autobús, el paso por mí a temprana hora, 7PM por decir así me dio hueva pero acepte levantarme temprano (ya que entre semana me levanto a las 5:30 para llegar a mi trabajo a las 7), ya emprendido el viaje, veníamos platicando de varias cosas, ya que teníamos algo de tiempo sin vernos, diciembre la última vez, preparativos de mi boda, sus salidas con chavas que acaba de conocer etc. Fue cuando comente a un buen amigo compañero de borracheras y viajes de mis años pasados, que éramos como uña y mugre, lo deje de frecuentar, ya que él se había juntado con una chava que a mi parecer no le convenía, también por la distancia de ciudades y pocas visitas a mi tierra, el cual le perdí el rastro por poco más de 1 año. Sus palabras fueron HA! NO MANCHES! se me había pasado decirte, con ese tono me supuse algo malo y en efecto me corroboro, me dijo sabes que me entere que este cuate estaba en la CARCEL!….. Yo con cara de WTF, como es posible que un amigo caiga en la cárcel si sabes que es una persona tranquila, me explico que un amigo en común le había comentado que se enteró que lo agarraron en un taxi los soldados y lo metieron al bote así nada más. Yo anteriormente sabía que trabajaba en los taxis pero era porque tenía mucha necesidad de trabajo y no encontraba en otro lado un sueldo mejor.

Para esto era sábado, yo regresaba a monterrey el domingo (sig. día) lo cual por la tarde del sábado decidí ir a la casa de sus padres para corroborar dicho chisme. Llegue a la casa, toco y me abre su hermana, debo admitir que su cara se llenó de felicidad al verme, estaba trabajando como maquillista en su casa, me dijo estoy ocupada, pero… Que sabes, le dije directo, mira me dijeron que a juan lo metieron a la cárcel, solo eso se, se cambió su semblante del rostro a tristeza, me afirmo que era verdad, me dice, cuanto tiempo vas a estar aquí, le dije mañana me voy, cambia la cara aún más de tristeza, lo cual al ver le dije, igual si puedo mañana lo visito, por lo siguiente le pregunte, pero dime la verdad que le paso, me dijo no sé muy bien solo que lo agarraron porque traía un taxi, que pensaron los soldados que trabajaba para la delincuencia organizada, me dio unos tips para ir a verlo, me dijo la entrada es a las 9 pero llega a las 8, así pasas rápido, con las mujeres es más tardado, por lo cual solo dije ok, después le pase mi número de celular y me despedí.

Quiero decir que estaba algo consternado, al pensar que iba a ir a visitar a un amigo al penal, culeado, para decirlo mejor. Ese día me levante temprano, me bañe, me puse una camisa blanca y una chaqueta gris (grave error, lo explicare más adelante), llegando al penal (8:40) había una fila de mujeres algo larga, como 30 personas, otra historia en el de los hombres, había tan solo un señor formado, solo y se veía desorientado, llegue con él y le pregunte, esta es la fila de los hombres, solo me dijo que “si aquí es”, después de unos minutos llego otro hombre el cual estaba con una sonrisa, platicando con demás gente, por lo que decidí hacerle unas preguntas de una persona con algo de temor por entrar por primera vez a aun penal, “que puedo meter” nada no puedes meter nada, “y las llaves” déjalas ahí con la señora de una fondita te cobra 5 pesos, (en ese momento pensé, como putas le voy a dejar mis llaves a una señora en una fondita y el carro ahí estacionado a unos cuantos metros), también le pregunte “y luego a la persona le mandan hablar o qué onda ¿?”, hahahahaha no, te metes hasta el fondo y ahí lo buscas.

Ya en la fila por entrar se me acerco un guardia, el cual me dice, joven no puede entrar con esa sudadera es GRIS, quítesela o encárguela con alguien (hacia frío y solo traía esa chaqueta, de la chingada) ya después me entere que no dejan entrar con ropa gris ni negra (por esto de los uniformes de los reclusos). Decidí ir al carro y se me ocurrió quitarle las llaves y solo quedarme con el control que habría los seguros, las llaves las metí abajo del asiento en un agujero, regrese a formarme, con solo una playera, ahora me calaba un chingo el frio, con decir que se podía ver la respiración de uno, de lo frio del clima. Después de ser el segundo en la fila, pase a un cuarto donde me revisaron y me hicieron quitarme los pantalones, mover mi boxer de lado a lado, quitarme los zapatos y la báscula obligatoria, me pusieron dos sellos, uno negro marcado y otro invisible.

Ahora si viene lo bueno, después de varios filtros solo traía un control y 100 pesos llego a una puerta grande con solo una rejilla, me abre y me dice PASALE!, debo admitir que se me encogieron los huevos a un tamaño del grano de arroz, iba a pasar a una cárcel donde había secuestradores, homicidas, ladrones y todo mezclado perfectamente en miradas retadoras y ropa muy variada.

Entrando me cierran la puerta en la espalda, sentí como entraba a un mundo diferente había como 10 personas alrededor de la puerta, todos con pinta de malandro y retadores, me dicen a quién vienes a buscar, lo cual les contesto, otro tipo me dice, ha! el ya viene, ya le mandaron hablar, enseguida me dicen danos una lana, ya hicimos nuestro trabajo, el cual solo me limite a decir, “pera a la salida te doy”, me preguntaron tres veces lo mismo , lo cual siempre dije lo mismo, después de largos dos minutos, veo lo lejos a juan el cual traía una sudadera con capucha, al momento de verme se la pone y me señala con la mano que valla, ya armado de valor (de pasar enfrente de un chingo de raza), voy hacia donde él estaba, cuando casi llego con él se da la vuelta y camina, en ese momento me dio coraje, (dije este cabrón ni siquiera me saluda) fue como decirme sígueme wey, lo seguí a un lugar donde había bancas y demás presos estaban con sus familias, solo se sentó e inclino la cabeza, yo me senté a su lado, le pregunte como estas?, no respondió nada solo tenía la cabeza agachada y con el gorro del sweater le tapaba la cabeza casi en su totalidad, solo me dispuse a ponerle una mano en su espalda, le dije tranquilo, empezó a llorar, aproximadamente 10 minutos, el cual no podía hablar, solo veía caer las lágrimas al suelo ya que su cabeza estaba toda inclinada, después de tomar un poco de aire y relajarse empezamos a platicar:

Juan: ¿Quién te dijo que aquí estaba?

Yo: pues me entere apenas ayer, me vine con Fulanito de Monterrey, y él me comento

Juan: ¿y quién le dijo a él?

Yo: pues le dijo El Topo (topo un amigo común de la escuela)

Juan: ha ok, pues todo se sabe, es una ciudad pequeña

Yo: ¿y luego desde cuando estás aquí ¿?

Juan: desde mayo del año pasado, ya ni se cuánto llevo aquí

Yo: y que pedo porque te metieron ¿?

Juan: por delincuencia organizada, estaba trabajando en un taxi, llegaron los soldados. Y me esposaron, me llevaron a la PGR.

Yo: Pero que pedo, apoco solo llegaron y te subieron

Juan: si wey, me hicieron el alto, me bajaron y me dijeron que era halcón, que era Z

Yo: no mames y luego ¿?

Juan: pues me agarraron, me llevaron a la PGR, me torturaron, me metieron una putiza, estaban pregunte y pregunte que era zeta que era de la maña y no sé qué más madres.

Yo: ¿y luego?

Juan: pues me golpearon (vuelve a empezar a llorar) me pusieron la bolsa, esa madre para hacer que te asfixies y me decían que dijera que traía unas armas largas (tres R15 y un M16) y que estaba de guardia en una casa de seguridad)

Yo: que más te dijeron o como te culpan ¿?

Juan: pues dicen que ellos estaban en rondines, y me vieron, que yo dispare al aire y me metí a una casa de seguridad.

Yo: en mi mente dije, “no mames que pendejada es esa, quien vergas dispara al aire,cuando hay soldados a la redonda ¡?¡?¡?”

Juan: pues así es w y de ahí no los saque a los soldados y policías, solo que yo era narco y punto.

Después de hablar un poco más le dije no mames vamos a otro lugar porque ahí estaba dando el aire frio, y solo traía una camisa, ya tenía rato de temblar de frio pero me estaba aguantando.

Me dijo que si, sígueme, vamos al patio ahí es el área familiar, ahí hay niños, (por dentro me sentí un poco más tranquilo y accedí a seguirlo)

Pasamos talleres de madera, comedores de lámina, jardines de fruta y otras cosas que no pensé encontrarme ahí, llegamos a un patio donde había bancas como para un día de campo con la familia, estaba a ahí vinieron otras preguntas.

Yo: y que pedo, tienes tu celda ¿?

Juan: si tengo, somos 10 en una misma celda

Yo: Por dentro me dije no mames, son pinches celdas de 3mts x 3mts, como chingados caben ¿?

Yo: y luego que pedo como te ha ido aquí ¿?

Juan: pues como crees, ya sabes, te tienes que acostumbrar y aguantar

Yo: ¿a qué horas te levantas?

Juan: todos los días a las 6 levantan a la raza en las celdas y los dejan bajar hasta las 8 para ir a almorzar

Yo: ¿y que te dan de comer?

Juan: pues comida, no es la chingonada pero pues es comida, te la tienes que meter para vivir.

Yo: ¿y luego que pedo que más haces aquí?

Juan: pues nada, tratando de pensar en otras cosas, si no me awito, trato de pasar un día sin pensar en el anterior.

Yo: y que pedo no te ha pasado nada extraño, te respetan aquí

Juan: pues cuando llegue me dieron 20 tablazos, me astillaron las costillas, es la forma de decir que aquí todos los que entran son iguales, ricos o jodidos, también te obligan a limpiar los primeros tres meses, te levantan a las 5am a barrer, trapear todo el penal, y hacer un chingo de cosas, todo el día de 4am a 7pm, eso solo los primeros 3 meses.

Yo: por dentro pensé QUE WEBA NO MAMES!

Juan: y ya wey, te acostumbras a ver golpeados, gente arrastrándose, malandros, ps que haces aquí están, duermes con ellos.

Juan: anoche no dormí casi nada, lo que pasa es que duermo abajo de una cama de madera, solo con el sweater que traigo.

Yo: esa descripción la verdad no la quise pensar, solo asentí con un gesto de tristeza.

Así pasaron dos horas platicando de su familia que lo van a visitar seguido, que le llevan dinero para sobrevivir, etc.

En un momento le pase discretamente un billete de a cien pesos (en mi mente pensé que culo me veo pero lo máximo que te dejan pasar son 150 pesos), me dijo gracias aquí cien pesos son un chingo de lana, me sentí un poco mejor después de su comentario. Después me empezaba a despedir no sin antes dándole mis ánimos y la promesa de buscar algo en mis manos para poderlo ayudar, al momento de regresar a la puerta de entrada, la cual está toda cerrada y solo tiene una rendija para ver quien está del otro lado, me dijo aquí me quedo wey, solo los mañosos se pueden acercar a esa puerta, le di un fuerte apretón de manos, viendo en sus ojos una alegría poco explicable.

A Juan lo acusan de delincuencia organizada, y portación de armas de uso exclusivo del ejército… su delito real, salir a trabajar de taxista, ya que no encontraba otra forma de tener ingresos para mantener a su familia, esposa y su hijo de 1 año de edad. Por estos delitos puede alcanzar una condena de 6 años de cárcel, el juez no la ha dictado, ya que los militares y policías que lo agarraron no han ido a declarar en su contra.

Cortesía de Eduardo

logo-la-banda

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
156 Comentarios en “Visita al penal”